Mientras esperamos…

“Alma mía, en Dios solamente reposa,
 porque de Él es mi esperanza. Él solamente es mi roca y mi salvación.
 Es mi refugio, no resbalaré. En Dios está mi salvación y mi gloria;
 en Dios está mi roca fuerte, y mi refugio. Esperad en Él en todo tiempo, oh pueblos;
 derramad delante de Él vuestro corazón; 
Dios es nuestro refugio.” ~ Salmo 62:5-8 (RV1960, énfasis añadido)

Esperad en Él

La semana pasada estuvimos hablando de la paciencia, la esperanza y de algunas razones por las cuales Dios nos pueda decir: Espera. Hoy vamos a discutir diversas cosas que podemos y debemos hacer mientras esperamos en el Señor.

  1. Permanecer en comunión con Dios – Esto es sumamente importante para nosotros los cristianos. Si nosotros nos desconectamos mientras esperamos en Dios y desviamos la mirada, más susceptibles estaremos a la tentación y podemos caer y tomar el asunto en nuestras propias manos. Debemos evitar caer en la tentación. Santiago 1:12 nos dice: “Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.” Es importante mantenernos orando, leyendo la palabra para que nuestra fe crezca y pidiéndole a Dios que nos de fortaleza para continuar en espera.
  2. Reconocer que Dios tiene todo bajo control – Al nosotros reconocer que Dios tiene el control de todo, la desesperación desaparece y nuestra confianza comienza a crecer y nos ayuda a estar firme en la roca inconmovible.
  3. Decirle a Dios: “Que se haga tu voluntad y no la mía” – Sabemos que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Que nos baste eso para querer siempre que la voluntad de Dios se cumpla en nuestras vidas.
  4. Confiar plenamente – es esencial confiar en nuestro Padre para que podamos esperar pacientemente. La espera y la confianza están sumamente ligadas. Usted no puede esperar en Dios si no le tiene confianza. Si usted siente que su confianza flaquea pídale a Dios que le ayude a desarrollarla. También es sumamente importante que usted conozca a Dios ya que no se puede confiar en alguien que usted no conoce. Aquí la importancia de estudiar la Palabra para concerle mejor y tener una relación intima con Él.
  5. Mantenernos enfocados – Es sumamente fácil desviarse de los propósitos de Dios para nuestras vidas en la sala de espera y es por esto que no debemos perder el enfoque ni desviar nuestra mirada en Dios. Sabemos que la respuesta de Dios en su tiempo será la perfecta pues el tiene planes de bien para cada uno de nosotros y no de mal. (Ver Romanos 8:28)

Obran para bien

Para concluir, cada vez que Dios nos diga Espera debemos recordar que Él siempre ha sido fiel y de que nos dará lo que nosotros necesitamos y/o pedimos conforme a su voluntad de la mejor manera posible y en el momento perfecto. Tenemos que aprender a confiar en la soberanía del gran Supremo, madurar en nuestros periodos de espera, fortalecer nuestra fe y nuestra relación con Dios. Debemos esperar en Dios pacientemente (la paciencia es una de las manifestaciones del fruto del espíritu), reposar en Dios, estar gozosos aunque nuestras circunstancias no sean tan alentadoras pues nuestro gozo proviene del Señor y no de nuestras circunstancias, alabar y adorarle en todo tiempo, mantenernos en oración y comunión (las grandes revelaciones muchas veces llegan a nuestras vidas en la sala de espera), seguir estudiando la palabra y sobre todo continuar caminando en el camino que conduce hacia la voluntad de Dios. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s