Tú tienes autoridad…¿la estás ejerciendo?

“Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.” ~ Mateo 16:19 (RV 1960)

Las llaves

En este versículo en particular Jesús le está hablando a Pedro, pero nosotros como hijos de Dios también tenemos ese poder y esa autoridad. Vamos a retroceder un poco para que veamos en que momento se nos fue delegada esta autoridad. Cuando Dios creó a Adán y a Eva, Dios los creó con autoridad. Ver (Génesis 1:26); en este versículo Dios les da a Adán y Eva el señorío de todo lo que estaba en la tierra.

La palabra señorear significa dominar o mandar en algo como dueño de ello. Lo que quiere decir que Dios le otorgó cierta autoridad al ser humano pues este era el propósito original de Dios para nosotros. Pero entonces ¿qué fue lo que pasó? Cuando Adán y Eva caen y pecan ellos le ceden esa autoridad a Satanás. Es en este momento que Satanás comienza a tener autoridad y poder sobre los seres humanos pues a consecuencia de la caída todos nosotros heredamos esa condición pecaminosa.

En Lucas 4:6 podemos confirmar que el diablo tenía potestad (autoridad) sobre el mundo. “Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy.” Esto se lo dijo el diablo a Jesús mientras lo tentaba sin saber lo que le esperaba. No sabía que nada ni nadie iba a detener el plan original de Dios y que Dios ya había establecido la manera de recuperar y restaurar esa autoridad y poder al ser humano.

Es aquí donde entra nuestro gran y maravilloso Jesús. Llega Jesús a deshacer las obras del diablo. Jesús llega a pagar por nuestros pecados, un precio que solo él podía pagar, a redimirnos, restaurarnos y a quitarle toda autoridad al diablo para dársela de vuelta a los hijos de Dios.

Jesús pagó

Cuando Jesús murió, bajó al infierno a arrebatarle al diablo esa autoridad que le cedieron nuestros primeros padres para al resucitar delegárnosla nuevamente a través del Espíritu Santo para edificación de su iglesia.

Colosenses 2:13-15: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,  y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.”

Mañana estaremos hablando de lo que es autoridad y como Dios nos ha delegado esa autoridad. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s