No hay condenación para los que están en Cristo

Bendecidos:

Hoy estaremos estudiando el capítulo 3 del Evangelio de Juan. Aquí les dejo las versiones:

  1. Versión Reina Valera 1960
  2. Versión Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy
  3. Versión Traducción en el Lenguaje Actual

Amó Dios

Este capítulo del Evangelio de Juan es uno de los más famosos en toda la Biblia. Y el versículo 16 en particular es el más conocido. El motivo de esto es que este versículo hace grandes declaraciones sobre nuestro Dios para con nosotros: (1) Dios nos ama – el enemigo muchas veces quiere poner pensamientos erróneos en nuestra mente como por ejemplo: tú no vales nada, eres tan solo un pecador(a) y no eres merecedor del amor de Dios por lo tanto Dios nunca podrá amarte. MENTIRA. ¡¡¡DIOS NOS AMA!!! (2) El amor de Dios fue tan grande que envío a su único Hijo para demostrar su amor por nosotros. Mire si somos tan valiosos que Dios no solamente nos ama, sino que voluntariamente entrega a su Hijo. (3) Todo el que cree en el Hijo de Dios no morirá, sino que vivirá por y para siempre con Dios. Que promesa mas alentadora nos da el amor salvador de Dios.

Es esta promesa la que nos trae al principio de este capítulo que abre con una conversación entre Jesús y un fariseo llamado Nicodemo, a quien Dios le dice que para ver el reino de Dios toda persona tiene que nacer de nuevo. Nicodemo no entendió lo que Jesús estaba tratando de decirle y lo interpretó de manera muy literal. Es entonces que Nicodemo le pregunta ¿cómo es posible volver al vientre de la madre y nacer de nuevo? A lo cual Jesús contesta que no es a ese nacimiento al cual Él se está refiriendo sino al nacimiento de agua y del Espíritu.

Y ¿qué significa eso para nosotros? Nacer de nuevo es un don de Dios a través del Espíritu Santo como resultado de la muerte y resurrección de Cristo. Ser nacido de nuevo es ser transformado en miembro de la familia de Dios a través de la fe en Jesucristo por medio del arrepentimiento y el deseo de llevar una vida nueva para la honra y gloria de Dios (1° Pedro 1:23).

El propósito de Jesús jamás fue condenar al mundo, pues nosotros mismos lo hacemos a través de nuestra elección voluntaria cuando rechazamos a Cristo. Más bien, el propósito de Jesús fue salvar al mundo. ¿Y qué debe usted hacer para ser salvo? Mañana estaremos hablando de eso para beneficios de los que apenas comienzan en su caminar con el Señor y de aquellos que aún no han aceptado a Jesucristo como su Señor y Salvador.

No hay condenación

Aplicación personal: Dios es nuestro modelo en el dar y recibir ya que Él nos dio primero. El amor tan grande de Dios hacia nosotros lo motivó a dar. Y no solamente dio sino que dio lo mejor que podía dar. De igual manera nosotros debemos siempre darle lo mejor. Esto tal vez nos cueste un poco pues esto conlleva un total arrepentimiento y entrega total de nuestras vidas, pero no podemos olvidar que Él también dio sacrificialmente. Nuestra salvación le costó la vida a su único Hijo. Es por este acto de parte de Dios de dar que nosotros somos salvos y tenemos la verdad.

Versículos adicionales: 1° Pedro 1:22-23Romanos 5:81° Juan 4:9Juan 8:15Juan 12:47

Versículo para memorizar: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” ~ Juan 3:16

Profundice:

La palabra amó proviene de la palabra “agapao” que quiere decir amor incondicional, amor por elección y por un acto de voluntad.

  1. ¿Cree usted que Dios le manera ágape? ¿Por qué? – Si usted ha contestado que no a esta pregunta pídale a Dios que le haga sentir su amor arropando y envolviéndolo en su amor.
  2. ¿Qué representa para usted no tener condenación?
  3. ¿Qué significa para usted el versículo 30: Es necesario que Él crezca para que yo mengüe? De ejemplos de maneras que usted puede mengüar para que Él crezca.

Oración:

Padre, te damos gracias porque nos amaste de tal manera que enviaste voluntariamente a tu único Hijo para salvar al mundo y para que todo aquel que en Él crea tenga vida eterna al nacer de nuevo. De igual manera, te damos gracias pues sabemos que no hay condenación para los que te amamos. Que bendición tan grande. Yo te pido Señor, que transformes nuestras vidas, que perdones cualquier ofensa hecha hacia tu persona y que nos ayudes a mengüar para que crezcas Tú. En el nombre de Jesús…Amén.

Guía de Estudio:

Guia de Estudio – Semana 1

Evangelio de Juan

Como les mencione, mañana vamos a hablar un poco de lo que representa ser salvo, pues considero que es un tema muy importante que debemos entender a medida que continuamos nuestro estudio del Evangelio de Juan. Les espero.

Hija del Altísimo,

Bessie

***Recursos Bibliográficos***

Biblia de Estudio Plenitud

Comentario Bíblico Conciso Holman por David S. Dockery

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s