Fe verdadera

Dios les bendiga:

Hoy continuamos con los milagros de Jesús efectuados en el Evangelio de Juan. El segundo milagro realizado por Jesús lo encontramos en Juan 4:46-54 y es la sanidad del hijo de un oficial del rey.

La sanidad del noble

Después de un tiempo en Samaria, Jesús retornó a Galilea. Allí se encontró con un oficial real cuyo hijo estaba a punto de morir al cual sanó. Jesús comentó como la fe de los galileos estaba ligada a las señales y sus maravillas milagrosas.

Esto provee un interesante contraste, porque los samaritanos creyeron “por lo que Él mismo decía”, es decir, por sus palabras mientras que los judíos creyeron por haber visto “señales y prodigios”. Algo parecidos a Tomás. Volvemos a recalcar aquí: “Dichosos los que no han visto y sin embargo creen” (Juan 20:29).

Para concluir, la sanidad del hijo de un noble no solo demuestra el poder de Jesús para sanar, sino también subraya el principio de que Él no considera las señales y milagros como un fin en si mismos. Por el contrario, lo menos que se buscaba con ello era atraer a los beneficiarios del milagro a la fe en Cristo.

Verdad Central:

La sanidad del hijo del oficial señala a Jesús como el Dador de la vida.

Oración:

Padre, gracias porque a través de tu Hijo Jesucristo obtenemos sanidad y más allá de eso, obtenemos vida…vida física y vida espiritual. Tú revives nuestro espíritu. Gracias te damos. En el nombre de Jesús…Amén

Que tengan un día bendecido. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s