En busca de buena salud

Buenas mis hermanos, espero hayan pasado un hermoso fin de semana. Hoy continuamos con los milagros de Jesús encontrados en el Evangelio de Juan. Hoy vamos a discutir un milagro de sanidad que se encuentra en Juan 5:1-15.

Cuando Cristo entra

Esta historia se da en un una fiesta de los judíos pero no se menciona el nombre de la fiesta. Sin embargo, se trataba de una de las tres fiestas de peregrinación a la que se esperaba que los judíos varones asistieran: la Pascua, Pentecostés o Tabernáculos.

En dicha fiesta Jesús pasó por el estanque de Betesda, donde se habían ubicado gran cantidad de inválidos. El nombre Bethesda significa “lugar de misericordia” o “casa de la gracia”. Dato importante para destacar por lo que sucedía en este lugar. Les explico, cuando las aguas eran removidas en este estanque, supuestamente esas aguas tenían poderes milagrosos para sanar…pero solamente cuando las aguas eran removidas.

La historia se desenvuelve cuando un hombre que había estado allí por 38 años recibió una interesante pregunta de parte de Jesús: “¿Quieres ser sano?” Jesús lo conocía todo, por lo tanto podemos pensar el por qué Jesús le hizo esa pregunta. Y es que a simple vista podemos pensar que cuando Jesús hizo esa pregunta se refería solamente a la sanidad física, pero realmente iba más allá. Esta pregunta que Jesús le hizo al inválido se relacionaba con el espíritu del hombre. No es hasta cuando el inválido comparte con Jesús su dificultad para meterse en el estanque para sanidad, que Jesús le dice: “Levántate, toma tu lecho (camilla), y anda.” Y el hombre fue sanado al instante.

La historia culmina cuando Jesús vuelve a encontrarse al hombre que había sanado y al igual que hizo con la mujer samaritana que estudiamos en el capítulo 4, Jesús se encargó de la condición más profunda de la relación del hombre con Dios: lo espiritual. Las palabras de Jesús son interesantes: “No peques más, no sea que te ocurra algo peor.”  Ahora bien, no podemos mal interpretar estas palabras. Esto no quiere decir que Dios manda calamidad sobre los desobedientes. No. Lo que Jesús quiso decir es que las consecuencias del pecado son muchos mas serias que cualquier enfermedad física y esto es algo con lo que todo cristiano debe de estar de acuerdo.

El estanque

Verdad Central:

El ángel que descendía al estanque de Betesda era enviado por Dios. En la sanidad del inválido se señala a Jesús como el Colaborador del Padre.

Oración:

Padre, gracias por enviar a tu Colaborador para nosotros obtener sanidad. Te pido que nos ayudes a siempre recordar que las consecuencias del pecado son peores que una enfermedad física y que solo Tú a través de Jesucristo nos ofreces sanidad física y sanidad espiritual. Ayúdanos a recordar esta gran verdad siempre que lo necesitemos. En el nombre de Jesús…Amén.

Espero tengan un lindo día. Nos vemos aquí mañana.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s