La Gran Comisión

Bueno hermanos, hemos llegado al final del estudio del Evangelio de Juan. Espero que este estudio haya sido de bendición para ustedes como lo fue para mi. Hoy concluiremos con la Gran Comisión dada por Jesús a los apóstoles y como consecuencia a cada uno de sus discípulos…o sea, a usted y a mi.

Enviado por el Padre

“Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor. Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.” ~ Juan 20:19-21

La palabra envió proviene de la palabra “apostello” y quiere decir comisionar, separar para un servicio especial, enviar un mensaje por medio de alguien o con una misión, equipar y mandar a alguien con el respaldo completo y la autoridad de quien lo envía.

¿Por qué es importante la Gran Comisión? La Gran Comisión es de suma importancia para la vida del cristiano ya que cada uno de nosotros estamos comisionados con un mandato y un mensaje. El Evangelio de Juan presenta la deidad de Jesús, el Hijo de Dios. Como Dios, Él ha creado todas las cosas y como Dios Él ha venido a redimir a todos, a traer plenitud del perdón divino. Sus discípulos comparten este aspecto de su misión: ir por el mundo anunciando el perdón de Dios y las buenas nuevas de salvación.

Estos versículos declaran un mandato y una misión: “Así también yo los envío” – de la misma manera que el Padre envió a su Hijo para traer salvación a todos los seres humanos que crean, así somos enviados nosotros para que a todos llegue ese mensaje divino. Nosotros somos enviados como portadores de ese gran mensaje que es la salvación, a fin de llevar el espíritu de su verdad: el perdón de pecados.

Guíanos

Solamente el aliento de su Espíritu nos puede capacitar para marchar obedientemente hacia ese objetivo. El mensaje – la salvación – y su significado – el perdón – son nuestros, con el compromiso de que los entreguemos; necesitamos recibir el Espíritu Santo para hacer ambas cosas. Esto, amados hermanos, es nuestra Gran Comisión. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s