Promesas de Dios

Hola, amados hermanos. Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 12 y las versiones de hoy son:

  1. Versión Reina Valera 1960
  2. La Biblia de las Américas

En este capítulo, Dios llama a Abram y le dice que salga de su tierra. El motivo de esto es que Dios quería sacar a Abram de un ambiente idolatra (adorar a muchos dioses) para encaminarlo al único y verdadero Dios: el Dios viviente.

mapaRutaAbram650

Vemos como Dios le concede una serie incondicional de promesas por su gran obediencia. Es esta obediencia de la que desencadena estas promesas que por supuesto nuestro Dios soberano se complacerá en cumplir una a una.

Sin embargo, como sabemos todos aquí, no todo es de color de rosa como dice el dicho. Vemos también en este capítulo que tan pronto como las promesas de Dios fueron dadas, su cumplimiento comienza a verse amenazado. Cuando Abram se enfrenta con el hambre, abandona la tierra prometida (Canaán) y se dirige a Egipto donde pudimos ver como él mismo puso a Sarai en una posición potencialmente comprometedora al ser parte del harén del faraón.

Aún así, a pesar de las decisiones equívocas de Abram, hay varias cosas que todo cristiano debe aprender de él en este capítulo:

  • Hay que tener fe para arriesgarse – Abram arriesgó y dejó todo por seguir a Dios. El cristiano consagrado a Dios está dispuesto a todo por su fidelidad a Dios y aventurarse en lo desconocido.
  • Hay que tener fe para confiar – Abram y Sarai hacía mucho tiempo que habían sobrepasado la edad de procreación. Un cristiano consagrado no cree solamente en los hechos, sino que mediante su fe va más allá de los hechos.
  • Hay que tener fe para cualquier tipo de sacrificio que Dios nos pida – el cristiano consagrado está siempre dispuesto a sacrificar todas las cosas preciosas y preciadas para agradar a Dios.

Aplicación Personal: En los versículo 2 y 3 vemos como Dios promete grandes cosas a Abram y lo bendice de muchísimas formas. Hermanos, esas promesas tienen validez nosotros también. En Galanas 3:13-14, Dios promete dar a todos los creyentes las bendiciones de Abram y nos dice que Jesús se convirtió en maldición para que nosotros pudiéramos recibir esas bendiciones comenzando por nuestro renacer y todas las demás promesas. Amados, Dios quiere que prosperemos en todo: espiritual primeramente, emocional, física y materialmente también…que no nos quepa la menor duda.

Versículos adicionales: Gálatas 3:13-14Hechos 3:25Hebreos 11:8

Versículo para memorizar: “Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.” ~ Génesis 12:2

1212206203_f

Profundice:

  1. ¿Te está llamando Dios a que dejes atrás algo en obediencia a Él?
  2. ¿Crees que las promesas de Dios hacia Abram también aplican a ti? ¿Las declaras? Piensa en una promesa con la cual te puedas identificar y declárala sobre tu vida.
  3. De las tres enseñanzas de Abram en este capítulo, en ¿cuál consideras que necesitas mejorar? ¿Cómo puedes hacerlo?

Oración:

Padre, te damos gracias por tus promesas y porque eres fiel para cumplirlas así como las cumpliste con Abram. Te pedimos Señor, que nos ayudes a tener esa fe que tenía Abram, fe para arriesgarnos, fe para confiar y fe para cualquier tipo de sacrificio que Tú nos pidas. En el nombre de tu hijo amado…Amén.

Guía de Estudio:

Génesis

Libro de Génesis – Cap 12

Este capítulo es sumamente interesante. Mañana estudiaremos el capítulo 13 y veremos una de las promesas de Dios materializadas. Que tengan un bonito día y que Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s