Dios no necesita nuestra ayuda…Él necesita nuestra obediencia.

¡Buenas mis amados hermanos! Espero que hayan tenido un fin de semana espectacular y lleno de muchas bendiciones. Dios siempre nos bendice, tan solo tenemos que estar alerta. Hoy vamos a estudiar el capítulo 16. Este capítulo tiene una gran enseñanza…veamos. Las versiones del día de hoy son:

  1. Versión Reina Valera 1960
  2. Versión Nueva Traducción Viviente

Bien, este capítulo nos presenta al primer hijo de Abram, no el de la promesa, sino a Ismael. Ismael es el hijo de Abram con Agar, la sierva de Sarai. Veamos que sucede aquí:

Ya han pasado 10 años desde que Dios le prometió un hijo a Abram (y todavía faltaban 15 más) y Sarai que en ese entonces ya tenía 75 años, había agotado su fe y por lo que vemos Abram también comienza a flaquear. Por lo que Sarai le presenta un plan a Abram de tomar a su sierva para que a través de ella pudieran tener un hijo.

 

En esos tiempos la costumbre era que que las esclavas debían someterse completamente a sus amas y como parte de esa sumisión si la ama quería tener un hijo y no podía por ser estéril, ella le podía dar la esclava a su marido para que concibiera y entonces ese hijo pasaría a ser de la ama. Por lo que a Sarai se le ocurre “ayudar” a Dios y adelantarse a la promesa dada por Dios. Sin embargo, ese intento de buscar un atajo para los caminos y los medios del Señor fue en vano y hasta el día de hoy vemos las consecuencias de querer tomar el asunto en sus propias manos.

Esta historia es una ilustración clara de lo peligroso y adverso que puede resultar tomar las promesas de Dios en nuestras propias manos. El tiempo de Dios es perfecto y debemos aprender a confiar y esperar en Él. La sugerencia de que Abram tomara a Agar para darles un hijo resultó como ya sabemos en el nacimiento de Ismael: un niño que causó celos, conflictos entre Sarai y Agar, entre él e Isaac (el hijo de la promesa) y hasta el día de hoy, entre sus descendientes…y todo por Abram y Sarai querer ayudar a Dios.

Hermanos, Dios no necesita nuestra ayuda. Él lo que necesita es nuestra obediencia. Cuando Dios nos da una promesa, Él la va a cumplir en su tiempo, el cual es perfecto. Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Si Dios habló…Él hará.

voca


Aplicación personal:
Un personaje muy interesante en esta historia, de la cual se habla muy poco es Agar. Yo me pongo a pensar en como debió haberse sentido Agar en todo esto. Este capítulo nos da una breve idea, pues vemos que en un punto dado ella huyó, me imaginó que su desesperación era tanta y el agobio era inmenso que la única salida que encontró a todos esos sentimientos fui huir. Sin embargo, vemos dos cosas sumamente interesantes aquí. (1) Dios no la abandonó en ningún momento; Él estuvo al lado de ella en todo tiempo y se lo hizo saber. (2) Huir de nuestros problemas y situaciones no es la solución…confiar en Dios lo es. Dios le indicó a Agar que regresara a donde Sarai…Él tenía propósito con ella y con Ismael y Agar solo tenia que confiar en Él. Amados hermanos, ¿cuánto podemos aprender de esta historia? Cuando nos estemos enfrentando a situaciones difíciles en nuestra vida, huir de ellas no es la solución. La solución es entregársela a Dios y confiar en que Él obrará a nuestro favor y lo mejor de todo es que nosotros no estamos solos. Él esta ahí con nosotros en todo tiempo, velando y cuidando de nosotros. Aprendamos a descansar en Él.

 

Versículos adicionales: Números 23:19Génesis 21:9Génesis 21:20-21

Versículo para memorizar: “Además le dijo el ángel de Jehová: He aquí que has concebido, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción.” ~ Génesis 16:11

agar huye

Profundice:

  1. ¿Puede usted identificarse con alguno de los personajes de esta historia? ¿Por qué?
  2. ¿Qué promesa Dios le ha hecho a usted, que aún está en espera? No olvide que si Dios habló…Él hará.
  3. ¿Que haría usted diferente, si algo, de como Sarai llevo a cabo sus planes?

Oración:

Padre, te damos gracias por lo aprendido en este día. Te pedimos Señor, que nos ayudes a aprender a esperar en Ti. Debemos entender que tu Señor no necesitas nuestra ayuda sino nuestra obediencia. Cuando Tú hablas, Tú harás…ayúdanos a siempre recordar eso. Tenemos que aprender a no desesperar, a saber que tu tiempo es el perfecto. Queremos descansar en Ti mi Dios mientras vemos el cumplimiento de tus promesas. En el nombre poderoso de Jesús…Amén.

Guía de Estudio:

Génesis

Libro de Génesis – Cap 16

Una historia muy interesante la de hoy, ¿no creen? Mañana nos veremos nuevamente aquí con el capítulo 17. Lindo día y Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s