Las Bienaventuranzas

Buenas mis amados hermanos, Dios les bendiga. Espero que hayan tenido un fin de semana bendecido. Nos encontramos en el capítulo 5 del Evangelio de Mateo. Usualmente, estudiamos un capítulo por día. Sin embargo, este capítulo lo vamos a dividir en dos partes. Hoy estudiaremos Las Bienaventuranzas que se encuentran en los versículos 1-12 y mañana estudiaremos el resto del capítulo. Las versiones de hoy son:

  1. Versión Reina Valera 1960
  2. Palabra de Dios para Todos

5bc2e6545aa40033751cc0c2a940932d

En este capítulo encontramos a Jesús en un monte donde Él comienza a dar ciertas enseñanzas a los que estaban allí y a sus discípulos. Ésta es una de las escrituras más conocidas de la Biblia pues comienza con las famosas Bienaventuranzas. Éstas ejemplifican que los valores de Dios son completamente contrarios a los valores del mundo. Aquí veremos que en su reino, los afortunados son los justos, los compasivos, los puros, los pacificadores y los perseguidos. Todo lo contrario a lo que el mundo valora.

Jesús nos enseña con estas nueve bienaventuranzas, rasgos del carácter que debe tener un cristiano. La palabra bienaventurados proviene de la palabra makarios que a su vez se deriva de la raíz mak, que indica algo grande o de larga duración. Se trata de un adjetivo que denota felicidad, alguien muy bendecido. Es una palabra de gracia que expresa un regocijo y una satisfacción especiales, concedidos a la persona que experimenta la salvación y pone en práctica estos rasgos. Un punto que cabe destacar es que cuando Jesús nos da estas bienaventuranzas no solo nos ofrece una descripción de quienes se consideran bendecidos  sino que también nos da una explicación de la bendición ya que cada bienaventuranza incluye una bendición. Así que comencemos…

  1. Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. (v.3) – los pobres en espíritu son los que reconocen su pobreza espiritual y dejando a un lado toda autosuficiencia buscan la gracia de Dios. Esto quiere decir que un verdadero cristiano debe ser humilde. La bendición que acarrea es el reino de los cielos.
  2. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. (v.4) – los que lloran no solamente se refiere únicamente a los agraviados y tristes sino también a los que experimentan la pena del arrepentimiento. La bendición que acarrea es el consuelo que solamente Dios puede dar.
  3. Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. (v.5) – la palabra manso no significa debilidad, sino fortaleza sujeta a control. La palabra lleva la idea de humildad y autodisciplina. La bendición que acarrea es heredar las promesas de Dios.
  4. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. (v.6) – Toda persona que tiene hambre y sed de justicia y el anhelo de parecerse cada día más a Jesucristo y practican la justicia serán saciados por Dios.
  5. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. (v.7) – la palabra misericordiosos significa tener misericordia, compasión hacia las personas y hacia los pobres y aquellos que son capaces de perdonar aún a las personas que no se lo merecen. La gran bendición que acarrea el ser misericordioso es que en la medida que nosotros tengamos misericordia con los demás, Dios será misericordioso con nosotros de manera sobre abundante…más de lo que nosotros podamos ser.
  6. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. (v.8) – la palabra limpio proviene de la palabra katharos, la cual quiere decir sin mancha, puro, sin contaminación. El pecado contamina y corrompe, pero la sangre de Jesús limpia de todo pecado. Y es por esta razón que todo aquel que recibe a Jesucristo como su Señor y Salvador y decide enderezar su camino, la sangre poderosa de Él nos limpia y nos conduce a la vida eterna donde veremos a Dios.
  7. Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. (v.9) – Dios es el supremo pacificador y todo aquel que sea Hijo de Dios debe seguir su ejemplo. Es por esta razón que toda persona que procure siempre la paz y el bienestar del hermano será llamado Hijo de Dios.
  8. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. (v. 10) – La causa de la persecución es la lealtad a la justicia. Hoy día estamos viendo como los Hijos de Dios están siendo perseguidos y sufriendo violencia, pero Dios tiene un lugar muy especial para ellos en su reino.
  9. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. (v.11) – muchas veces los cristianos se enfrentan a calumnias y a vituperaciones, e inclusive son perseguidos a causa del Evangelio. A veces por familiares, amistades y por gente del mundo. Sin embargo, Jesús les dice que cuando eso suceda se gocen pues el galardón que recibirán en el cielo es grande…y no hay mejor galardón que el que recibiremos por parte de nuestro Padre.

A través de estas Bienaventuranzas podemos ver que si realmente vivimos bajo los estatutos de Dios podemos ser bienaventurados, o sea, felices y podemos establecernos en una posición donde el favor de Dios nos inunde siempre. Puede que en ocasiones se nos dificulte poner en práctica algunos de estos rasgos esenciales que todo cristiano debería tener, pero por esta razón Dios nos dejó a nuestro guía, el Espíritu Santo para ayudarnos en el proceso. Gloria a Dios por ello.

Aplicación personal: Aquí vemos un bosquejo de los atributos primarios de la gente que recibe el Reino de Dios. Es muy importante que el verdadero cristiano sea humilde, tenga la voluntad para sufrir persecución, tenga una atención sincera hacia los mandamientos de Dios, debemos sentir un deseo genuino de ayudar a las demás personas y ser misericordiosos, debemos procurar la paz y sobre todo ser limpios de corazón. Nosotros debemos dejar que el alfarero trabaje en la vida de cada uno de nosotros y limpie nuestro corazón de toda impureza y de todo aquello que a Dios no le agrade.

Versículos adicionales: Hebreos 12:14Romanos 8:141° Pedro 3:14

Versículo clave: “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.” ~ Mateo 5:8

a9cffd0f59bcf30d0625c3abd87bb336

Profundice:

  1. ¿Con cuál de las Bienaventuranzas se identifica usted más?
  2. ¿Qué ajustes puede hacer usted en su vida para vivir alineado a la Palabra de Dios?

Oración:

Padre, te damos gracias por tu Hijo, no tan solo por el gran sacrificio que hizo por amor a nosotros sino también por las grandes enseñanzas que nos dejó. Gracias por estas Bienaventuranzas que nos guían para ser mejores cristianos y recibir tus bendiciones. Te pedimos que nos ayudes día a día a parecernos más a Jesús y a poder vivir bajo tus estatutos. En el nombre poderoso de Jesús…Amén.

Guía de Estudio:

Mateo

Mateo – Capítulo 5

Tengan un día bendecido y nos veremos mañana con la segunda parte del capítulo 5. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

2 comentarios en “Las Bienaventuranzas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s