Continúan los milagros

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Espero hayan pasado un fin de semana lleno de bendiciones y momentos hermosos con la familia. Hoy nos encontramos en el capítulo 9. Este capítulo es básicamente una continuación del anterior, ya que continúan los milagros de sanidad. Las versiones de hoy son:

  1. Versión Reina Valera 1960
  2. La Biblia de las Américas

MATEO 9.36-37

El capítulo comienza con la sanidad de un paralítico, el cual no solo obtuvo sanidad física sino que también fue perdonado de sus pecados. También presenciamos la sanidad de una mujer que llevaba 12 años con un flujo de sangre y fue sanada al tocar el borde del manto de Jesús cuando éste se dirigiría a casa de Jairo pues su hija había muerto a la cual vimos también que resucita. Luego le da la vista a dos hombres ciegos y finalmente, restauró el habla a una persona muda.

Un dato bien importante que no debemos pasar por alto es que en el capítulo anterior los milagros sucedidos demostraron la autoridad de Jesús sobre las enfermedades, la naturaleza y los demonios pero en este capítulo Jesús nos revela su poder no solo sobre estas cosas sino también sobre el pecado, al perdonarle los pecados al paralítico. Jesús se estaba revelando como nuestro Salvador y el que quita el pecado del mundo.

Finalmente, Mateo concluye dándonos un resumen del ministerio de Jesús en Galilea y presenta la comisión que más adelante dará a sus discípulos. Jesús también hace una gran observación de que la mies es mucha pero pocos son los obreros. Son pocas las personas dispuestas a trabajar para Dios y servirle. Son pocas las personas dispuestas a pagar el precio. ¿Estamos nosotros dispuestos a pagar el precio?

Aplicación personal:  En este capítulo hay dos ejemplos muy grandes de fe. Primero encontramos al principal del versículo 18 que se trata de Jairo, el cual su hija muere y le dice a Jesús que su hija ha muerto pero si Él va y pone su mano sobre ella, él sabe que vivirá. El otro ejemplo que vemos es el de la mujer del flujo de sangre. Su fe era tan grande que ella decía que ella solo tenía que tocar el borde del manto de Jesús y sería sana. Ambos de estos personajes, reconocían el poder que tenía Jesús y pusieron toda su fe en Él. ¿Está nuestra fe depositada en Jesús? ¿Reconocemos el gran poder de nuestro Salvador? Aprendamos de estos dos personajes y acrecentemos nuestra fe.

Versículos adicionales: Lucas 6:8Lucas 7:48-50Marcos 3:22

Versículo clave: “Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.” ~ Mateo 9:37

firstfruitsbarley

 

Profundice:

  1. Analice su fe…¿qué medidas o pasos puede usted tomar para acrecentar su fe?
  2. ¿Cuál de estas historias le ha llegado más?

Oración:

Padre, te damos gracias porque Tú eres un Dios de milagros. Gracias por tu infinito amor y tu gran compasión. Te pedimos Señor que cuando nuestra fe flaquee, Tú la acrecientes y nos ayudes a tener esa fe como la tuvo Jairo y la mujer del flujo de sangre. Perdónanos cuando dudamos. Si hubiese duda en nuestra corazón, sácala Señor. En el nombre poderoso de Jesús…Amén.

Guía de estudio:

Mateo

Mateo – Capítulo 9

Espero tengan un hermoso día y nos veremos nuevamente aquí mañana con el próximo capítulo. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s