Segundo sermón

Hola, amados hermanos. Dios los bendiga a todos. Hoy nos encontramos en el capítulo 10 de nuestro estudio de Mateo. En el capítulo de hoy encontraremos otro sermón de Jesús, el cual Holman en su Comentario Bíblico Conciso titula “El Sermón sobre la misión: a los judíos primero y también a los griegos”. Las versiones del día de hoy son:

  1. Versión Reina Valera 1960
  2. La Palabra

no-temasEl sermón comienza luego de elegir a los doce apóstoles que Jesús llamó formalmente para realizar la tarea de proclamar las buenas nuevas del reino. Éstos son: Pedro, Andrés, Jacobo (hermano de Juan), Juan, Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo, Jacobo, Lebeo (Tadeo), Simón y Judas Iscariote. Es a estos doce a quienes Jesús les delega el poder que Él mismo poseía de echar fuera espíritus inmundos y de sanar a los enfermos. También los instruye sobre el alcance de su misión, la sustancia de su mensaje , las obras que iban a realizar, lo que habrían de llevar (debían viajar livianos y sin pesos) y los procedimientos a emplear.

Entre sus estipulaciones se encontraban el depender de la hospitalidad de otros para sus provisiones diarias, no debían quedarse mucho con aquellos que permanecieran sin responder a las buenas nuevas y debían limitar su misión a los territorios y comunidades judías pues como pueblo escogido de Dios, ellos tenían el derecho y el privilegio de escuchar y responder a las buenas nuevas antes que lo hiciera el resto del mundo.

Pero, como todos sabemos, no todo es color de rosa. El Señor los envío pero no sin antes alertarlos de posible hostilidad futura tanto de parte de judíos como de gentiles, de miembros frustrados de la familia y de oficiales con autoridad legal para perseguir y potencialmente condenar a los seguidores de Cristo. Me pregunto que estarían pensando los discípulos mientras escuchaban las advertencias de Jesús. ¿Sentirían miedo? ¿Habrá pensado alguno retractarse? Puede que hayan sentido miedo, sin embargo, Jesús explicó la reacción adecuada a tal hostilidad: temer a Dios más que a los seres humanos que solo pueden quitar la vida física, pero Dios puede condenar a las personas eternamente (entiéndase a los que no son hijos de Dios, pues sabemos que para los hijos de Dios no hay condenación).

De igual forma que al final del Sermón del Monte, Jesús cerró este discurso recordando a sus seguidores que tenían solo dos opciones: o se comprometían con Dios de forma definitiva o no lo hacían. Para comprometerse debían reconocer que son seguidores de Jesús, debían poner a Dios por sobre la familia (es importante destacar que Jesús no ataca las relaciones familiares, por el contrario la familia es nuestro primer ministerio…lo que quiere decir Jesús aquí es que ninguna atadura terrenal por más íntima que sea, debe impedir la total entrega a Dios) y debían recibir a aquellos que son emisarios de Cristo. Cualquier otra opción llevaría a su rechazo por parte de Jesús, lo cual resultaría en la pérdida de la vida eterna.

Aplicación personal: Jesús nos exhorta a no temer en este capítulo. La palabra temor se define como un pánico que se apodera de una persona y la hace correr o escapar, es estar alarmada(o), asustada(o), espantada(o), ansiosa(o), etc. Jesús nos insta a no tener temor a nada ni a ningún hombre pues este temor es destructivo. El único temor que debemos sentir es el temor a Dios, ya que es el único temor que nos beneficia. Echemos fuera todo temor que podamos sentir y depositemos todos nuestros temores en manos de Dios. Dejemos que el tome el control de nuestras vidas y nos llene de su paz, Él tiene especial cuidado de nosotros al punto de que hasta nuestros cabellos han sido contados.

Versículos adicionales: Hechos 1:13Lucas 10:10-11Lucas 21:18

Versículo clave: “Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajaritos.” ~ Mateo 10:31

FD513B276

Profundice: 

  1. ¿Qué es para usted tener temor de Dios?
  2. ¿Cree usted que la misma autoridad dada a los apóstoles es también dada a nosotros? ¿Por qué?

Oración:

Padre, en esta hora te pedimos que eches fuera todo temor que pueda albergar en nosotros. También te pedimos que al igual que esos los apóstoles nos des la valentía para llevar las buenas nuevas sin miedo al que dirán o a ser perseguidos. Queremos agradarte a Ti por sobre todas las cosas sin importar lo que la gente pueda pensar o decir. Llevando tu Palabra y las buenas nuevas es de la única manera que gente que no te conoce pueden llegar hasta Ti. No permitas que nuestros miedos y temores detengan el plan perfecto y el propósito que tienes para cada uno de nosotros. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Guía de estudio:

Mateo

Mateo – Capítulo 10

Que tengan un lindo día y nos veremos mañana con el capítulo 11. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s