La revelación de “Yo Soy” a Moisés

Hola mis amados hermanos, Dios me los bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 3 de nuestro estudio. Ya han pasado 40 años desde el exilio de Moisés a Madián. El Señor ha estado preparando a Moisés durante este período de tiempo para una gran encomienda que tiene para él y ha llegado el momento de Dios revelarle a Moisés dicha tarea. Veamos. Las versiones de hoy son:

zar

El Faraón que quería matar a Moisés ya ha muerto y el camino para que Moisés regrese a Egipto ya ha sido trazado con el gran propósito de conducir a su pueblo a la libertad. Pero, antes de que eso suceda nuestro Dios eterno tiene que revelársele a Moisés en un convincente despliegue de su poder y sus propósitos. Dios hace esto en el monte Horeb (Sinaí) a través de una zarza ardiente. Esta zarza ardiente era una representación de la Shekina de Jehová, que no es otra cosa que la gloria de la presencia de Dios que transforma a todos y a todos los que toca.

En esta maravillosa aparición, el Señor se identificó como el Dios de los antepasados (Abraham, Isaac y Jacob) y le informa a Moisés que Él ha escuchado el clamor de su pueblo y viene ahora a cumplir su promesa hecha a Abraham de libertar a su pueblo de la opresión y a darles la Tierra Prometida y Moisés sería el instrumento por el cual Él haría tal. Me imagino la duda, el temor y las inseguridades invadiendo la mente de Moisés. Puedo identificarme a la perfección con él…¿y usted?

Moisés no se sentía apto para la tarea que Dios le ha dado y se lo expresó a Dios sin ningún tipo de reservas: “¿Quién soy yo?” y no solo eso sino que también le preguntó y ¿quién le digo a ellos que me mandó? Dios muy paciente como siempre es con todos nosotros no le contestó directamente la primera pregunta pero a través de su contestación a la segunda pregunta dejó bien claro la primera. Dios le dijo a Moisés que el era “YO SOY” (Yahvéh) y a través de ese nombre Él iba a redimir su pueblo y vivir en medio de ellos. También le dejó claro que el nuevo Faraón no les dejaría ir fácilmente pero que no temiera pues Él irá con él.

Versículos de reflexión:

“Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte.” ~ Éxodo 3:11-12

Cuando Moisés pregunta ¿quién so yo? , Dios le responde que lo acompañará y sus planes se realizarán. Entre esos planes estaba el que Israel sirviera a Dios en libertad. Lo crucial aquí no fue la pregunta de Moisés, sino el “Yo estaré contigo” de parte de Dios. ¿Por qué Dios le indica a Moisés que vaya, que Él estará con él? Amados, porque aquí lo importante no es quién es Moisés sino Él que está con Moisés. Esto mis amados hermanos, se trata de Dios y no de nosotros. ¿Cuántas veces Dios nos ha llamado a hacer algo o ha depositado en nuestras manos una tarea que para nosotros es demasiado grande? Al igual que Moisés, ponemos 20,000 excusas y dudamos que somos capaces de cumplir con dicha tarea, olvidándonos que no somos nosotros sino Dios a través de nosotros. Nosotros tan solo somos los instrumentos que Dios utiliza para expandir su reino y llevar a cabo sus propósitos. Él está en busca de personas dispuestas a decir “Heme aquí” y no “¿Quién so yo?”. Él está buscando personas con la fe del tamaño de un grano de mostaza que estén conscientes que para Dios todo es posible y más allá de eso que todo lo podemos a través de Cristo.

Oración:

himnos_Cristo_heme_aqui_3Padre, te pedimos perdón por todas esas veces que Tú nos has dado una tarea y dudamos y tememos. Ayúdanos a entender a cabalidad que esto no se trata de nosotros sino de lo que Tú deseas hacer para expandir tu reino a través de cada uno de nosotros. Queremos ser personas que cuando Tú nos llames podamos decir sin titubear “Henos aquí”. Deseamos ser instrumentos para tu gloria sin temor alguno pues Tú siempre estarás con nosotros. Gracias por tu gran paciencia y tu misericordia. En el nombre de Jesús, Amén.

Guía de estudio:

Slide1

Éxodo – Capítulo 3

Que tengan un hermoso día y nos veremos aquí mañana con el capítulo 4. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s