Primer encuentro con Faraón

Buenas mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 5 de nuestro estudio del Libro de Éxodo. En este capítulo veremos el primer encuentro de Moisés y Aarón con Faraón. Las versiones de hoy son:

Éxodo 5

El capítulo comienza con la entrada de Moisés y Aarón al palacio del rey de Egipto. Es muy probable que Moisés pudo presentarse ante el Faraón porque había sido adoptado por la hija del Faraón anterior. De manera que, aun cuando un nuevo rey había ocupado el trono, se acostumbraba a respetar la descendencia del Faraón fallecido.

La pregunta de “¿Quién es Jehová para que yo oiga su voz y deje ir a Israel?” monta el escenario para el gran conflicto que está por acontecer. Dios le había dado una encomienda a Moisés de ir a Egipto a libertar a su pueblo que llevaba sobre 400 años cautivo. Las indicaciones eran claras. Sin embargo, cuando Moisés se presenta ante el Faraón, éste no solo cuestiona la existencia de Dios sino que también se niega rotundamente a dejar ir al pueblo a adorar a Dios. Tan es así que Faraón decide castigar al pueblo de Israel porque ante sus ojos simplemente no querían trabajar y los hace trabajar aún más duro.

Me imagino a Moisés pensando ¿pero si yo hice exactamente lo que Dios me dijo e inclusive Él me dijo que estaría conmigo y mira lo que pasó?…la cosa en vez de mejorar, empeoró. Este suceso hizo que Moisés dudara de los planes de Dios, le cuestionara, e inclusive hubo una amarga acusación. En el próximo capítulo veremos la contestación de Dios.

Versículo de reflexión:

“Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste?” ~ Éxodo 5:22

¿Cuántas veces nosotros, al igual que Moisés, nos hemos enfrentado a una crisis de fe en nuestro caminar con el Señor? El Señor nos encomienda una tarea y de repente nos enfrentamos a situaciones que ofrecen resistencia, en vez de aceptación. A consecuencia, nos embarga la duda, la motivación disminuye e inclusive llegamos a cuestionar a Dios. Podemos llegar hasta pensar que no escuchamos bien la voz de Dios y pensamos renunciar a esa tarea pues nuestra fe se debilita. Sin embargo, algo super importante que podemos aprender de Moisés en este capítulo es que aunque la duda invadió el corazón de Moisés, él fue a la fuente correcta. Él fue donde Dios con sus dudas y preguntas. Cuando a nosotros nos invada la duda y tengamos preguntas o hasta ciertas acusaciones como fue el caso de Moisés, debemos siempre, siempre ir a donde Dios. Después de todo Él fue el que nos encomendó la tarea y Él es la persona indicada para contestar todas nuestras preguntas, apaciguar todas nuestras preocupaciones y aclarar todas nuestras dudas. No hay mejor persona que nuestro Dios para aclarar nuestro camino.

Oración:

dios-no-te-fallara-300x297Señor, cuando la duda nos invada e inclusive en toda situación queremos correr hacia Ti y no a terceras personas. Ayúdanos a recordar que no hay nadie mejor que Tú para escuchar nuestros problemas y con quien podemos desahogar nuestros corazones. Después de todo, nadie nos conoce mejor que Tú. Cuando nos des una tarea y nos enfrentemos a resistencia y oposición, por favor llénanos de tu paz para que no haya cabida para la duda ni se debilite nuestra fe. En el nombre de Jesús, Amén.

Guía de estudio:

Slide1

Éxodo – Capítulo 5

Hoy concluimos con nuestra primera semana de nuestro estudio de Éxodo. Espero tengan un hermoso fin de semana y nos veremos aquí la próxima semana. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s