Continúan las plagas

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Ayer vimos el comienzo del juicio de Dios contra Faraón con la primera plaga al convertir el agua en sangre. Y en el capítulo de hoy veremos 3 más de estas plagas, pues Faraón sigue endureciendo su corazón y no quiere dejar ir al pueblo de Israel. Las versiones de hoy son:

Las plagas que continuaron en el juicio de Egipto fueron:

  1. ranas – las ranas estaban asociadas a una diosa egipcia que ayudaba a las mujeres en el parto. Esta plaga demuestra que Jehová se había hecho sentir en todo el país.
  2. piojos – esta pudo haber sido una plaga de garrapatas, piojos o mosquitos, todos los cuales se multiplicaban en el clima seco y caliente de Egipto.
  3. moscas – una gran cantidad de moscas interrumpió el curso normal de la vida. Era imposible realizar cualquier actividad en el exterior de las viviendas.

Cascada-de-agua-cristalina-en-un-día-de-otoño-

Los magos del faraón pudieron duplicar las dos primeras plagas, de modo que Faraón no estaba impresionado con las maravillas de Dios. Sin embargo, en la tercera plaga (la de los piojos) los magos no pudieron duplicarla y comenzamos a ver el comienzo de la familiarización de Faraón con Jehová, pues hasta los mismo magos confesaron que Dios estaba en el asunto.

La última plaga de este capítulo (la de las moscas) trae especial atención pues en esta plaga Jehová demostró que estaba presente en Egipto. En las primeras tres plagas todos habían sufrido las repercusiones, pero en esta cuarta los habitantes de Gosén (los hebreos) no fueron afectados. Gosén era un distrito de aproximadamente 1,400 km cuadrados donde vivían los hebreos y quienes claramente estaban bajo la protección de Dios. Esta acción enviaba dos mensajes: uno a Faraón, de que Dios dominaba la situación; y otro a los hebreos, de que Jehová cuidaba de ellos.

Versículo de reflexión:

“Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy Jehová en medio de la tierra.” ~ Éxodo 8:22

El propósito de estas plagas era demostrarle a Faraón que Jehová es el verdadero Dios y Él lo hace más que evidente en la cuarta plaga. Es en esta plaga que Dios hace énfasis que los israelitas son su pueblo escogido y Él los protegerá. De igual manera, amados hermanos, nosotros somos sus hijos y escogidos. No olvidemos que nosotros le servimos al mismo Dios que protegió a su pueblo en su momento y podemos confiar que de la misma manera que Él protegió a los israelitas, de la misma manera nos protegerá a nosotros día a día. Por esta razón podemos tener paz, pues la protección de Dios trae paz a nuestro corazón.

Oración:

Slide1Padre, te damos gracias por tu protección. Sabemos que día a día cuidas de nosotros, nos proteges y nos guías por el camino correcto. Es por esta razón que no debemos de temer. Te entregamos todo temor que pueda albergar nuestro corazón y nos permitimos sentir paz pues tu protección trae paz a nuestros corazones. En el nombre de Jesús, Amén.

Guía de estudio:

Slide1

Éxodo – Capítulo 8

Espero tengan un lindo miércoles y nos veremos mañana con el capítulo 9. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s