Humillarse ante el Señor

Hola, mis amados hermanos. Dios les bendiga. Hoy damos por terminada nuestro segunda semana en nuestro estudio del Libro de Éxodo con el capítulo 10. Ya hemos visto 7 plagas en los capítulos anteriores y hoy veremos 2 más. Las versiones de hoy son:

Faraón sigue con su corazón endurecido, así ha sido la voluntad de  Dios, ya que Él tenía un plan con todo esto. Él no tan solo quería demostrarle a Egipto que Él es el único y verdadero Dios sino que también Él quería demostrarle a su pueblo que Él los protegería y estaría siempre con ellos.

egipto

La testarudez de Faraón hacen que Jehová siga con su juicio a través de 2 plagas más: la plaga de las langostas y la plaga de la neblina. El capítulo comienza con Jehová, una vez más, indicándole a Moisés que vaya donde Faraón para indicarle que deje ir a su pueblo. Cuando Moisés se presenta ante él, éste le ofrece otra alternativa. Faraón permitiría que solo los varones fueran a ofrecer sacrificios y adorar a Dios. Sin embargo, no tan solo no era el plan de Dios sino que también esa costumbre religiosa iba en contra de lo establecido ya que tantos los hebreos como los egipcios ofrecían culto con la participación de todo el pueblo. Y como esa alternativa no era viable para Dios, Faraón se rehúsa y no deja ir al pueblo.

La testarudez del faraón estaban afectando a todo Egipto. Inclusive alguno de sus siervos le cuestionan el por que él no los deja ir, ya que Egipto está siendo destruido por la mano poderosa de Jehová. Aún así, no cambia de parecer y las langostas se apoderan de Egipto comiéndose así lo que quedó de las cosechas que no fue destruido por el granizo. A través de esta plaga continuaba el ataque divino sobre Isis y Seth, ambos dioses a los cuales los egipcios rendían culto.

Luego de la plaga de las langostas, vino la de las tinieblas ya que Faraón se rehusaba a dejar ir al pueblo. Egipto estuvo bajo tinieblas (en completa oscuridad) por 3 días a excepción de los hebreos quienes tenían luz. A través de esta plaga quedó demostrado el poder de Dios sobre el sol, el cual era el más potente símbolo religioso de Egipto. También representaba un ataque directo a Faraón, ya que a éste se le consideraba la encarnación de Amón-Ra, el dios del sol. El capítulo concluye y Faraón sigue con su corazón endurecido y le deja saber a Moisés que no volverá a ver más su rostro.

Versículo de reflexión:

“Entonces vinieron Moisés y Aarón a Faraón, y le dijeron: Jehová el Dios de los hebreos ha dicho así: ¿Hasta cuándo no querrás humillarte delante de mí? Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.” ~ Éxodo 10:3

Si bien es cierto que este versículo es dirigido directamente a Faraón, me gustaría que nos tomemos un tiempo para pensar, analizar y aplicar este versículo a nuestras vidas. ¿Cuántas veces Dios nos ha mandado a hacer algo o nos está pidiendo que hagamos algo y nosotros ignoramos su voz y nos rehusamos a humillarnos y obedecerle? Como hijos de Dios no podemos olvidar que nuestra vida debe ser una constante humillación día a día hacia el Rey de Reyes y Señor de Señores. Esta es una decisión que debemos tomar a diario pues solo de esta manera podemos caminar bajo la voluntad de Dios. No hay nada mas hermoso que un corazón humillado ante nuestro Padre.

humillate

Oración:

Padre, queremos vivir una vida de constante humillación a tu presencia. En el mundo en que vivimos muchas veces nos cuesta humillarnos ante Ti, pero reconocemos que no hay mejor manera de vivir que una vida humillada a Ti. Ayúdanos, Señor. Quita todo orgullo, toda auto-suficiencia y todo aquello que pueda impedir que nos humillemos ante Ti en libertad. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Guía de estudio:

Slide1

Éxodo – Capítulo 10

Gracias por acompañarme en este caminar de leer y estudiar la Palabra un capítulo a la vez. Espero tengan un fin de semana bendecido y que la protección de Dios esté sobre todos ustedes. Este fin de semana en Estados Unidos se celebra el 4 de julio y muchas personas la pasan en familia. Nos reuniremos aquí en el blog nuevamente el martes, 5 de julio con el capítulo 11. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s