Queremos ver tu gloria

Hola, mis amados hermanos. Dios les bendiga. Ya casi llegamos al final de nuestro estudio de Éxodo. En el día de hoy nos encontramos en el capítulo 33 y las versiones de hoy son:

Este capítulo comienza con la devastadora noticia de que debido a la continua desobediencia del pueblo de Israel, Él no iría con ellos a la Tierra Prometida y el tiempo de salir del Sinaí ya había llegado. Sin embargo, inmediatamente Moisés clamó a Él en oración en donde le recordaba que ellos eran su pueblo y que si su presencia no iba con él, que por favor no los sacará de allí. Por el infinito amor que sentía Dios por Moisés, una vez más Dios cede al pedido de Moisés.

1969200_513495328761020_431981331_n

Luego de esto vemos que Moisés le pide algo aún más audaz al Señor. Él quería ver su gloria y le rogó a Dios que se la mostrara. La gloria de Dios es lo mas íntimo de la naturaleza de Él,  es su gran esplendor, su magnificencia, su divinidad, su incomparable poder. Moisés quería sentir la gloria de Dios manifestada en su vida de una manera que aún no había experimentado.

Por más que Dios hubiese querido responder al ruego de Moisés, no podía pues nadie podía ver la gloria de Dios y quedar con vida. Más sin embargo, Dios buscó la manera de darle una pequeña probada de lo que Moisés le estaba pidiendo. Dios escondió a Moisés en una peña, le puso su mano mientras pasaba y permitió que viera sus espaldas. Cuan maravillosa debió haber sido esa experiencia.

Versículo de reflexión:

“El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria.” ~ Éxodo 33:18

De la misma manera que Dios le mostró una pizca de su gloria a Moisés, de la misma manera Él hace con nosotros. Hace más de 2,000 años atrás, millones de personas pudieron presenciar la gloria de Dios a través de Jesucristo y hoy día nosotros podemos presenciarla también a través del Espíritu Santo que habita en nosotros. Que privilegio tan grande, que aún sin merecerlo, el Espíritu de Dios habita en nosotros y nos hace experimentar la gloria de Dios y ser portadores de la misma. Si nos ponemos a pensar y analizar, esto es sumamente extraordinario. Tan solo teneos que anhelar su presencia manifestada en nuestras vidas y orar tal como lo hizo Moisés: Señor, muéstranos tu gloria.

Oración:

Padre, te damos gracias porque a través de tu Espíritu Santo podemos experimentar tu gloria. Te pedimos que nos muestres tu gloria y que tu presencia nunca se aparte de nosotros. Aléjanos de todo aquello que pueda alejarnos de tu presencia y de ver tu gloria manifestada en nuestras vidas. Señor, queremos ver tu gloria. Es ante tu gloria que nuestras vidas son transformadas y renovadas. En el nombre de Jesús te lo pedimos, Amén.

Guía de estudio:

Slide1

Éxodo – Capítulo 33

Tengan todos un hermoso viernes y un buen fin de semana. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s