De corazón…

Hola amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 35 de nuestro estudio de Éxodo y estamos a tan solo 5 capítulos para concluir. Las versiones del día de hoy son:

yun_3090

Cuando Moisés regresa del monte Sinaí con el segundo par de tablas dadas por el Señor, él le indica al pueblo que el tiempo de construir el tabernáculo y todos los artículos había llegado. Sin embargo, antes de comenzar Moisés tenía que dejar claro una instrucción dada por Dios que nadie debía de romper pues de ser así le costaría la vida. El pueblo de Israel podía trabajar 6 días pero tenían que descansar el séptimo día y dedicárselo al Señor. Ayer les mencioné cuan importante es para Dios que nosotros descansemos y hoy se los recalco nuevamente.

Luego de esto vemos que Moisés reúne a todo el pueblo para decirles que todo aquel que sintiera de corazón aportar materiales para la construcción del tabernáculo por favor lo hiciera. Fíjense que Dios no los obligó a ofrendar, Él simplemente invitó a todo aquel que sintiera en su corazón el dar. Dios estaba buscando gente dispuesta y a dadores alegres que ofrendaban con una postura de gratitud y agradecimiento y no por obligación.

Fueron muchos los que estuvieron dispuestos a no solo dar de lo que poseían sino también a ofrecer sus talentos para la construcción del tabernáculo. Día tras día mujeres y hombres trabajaron para construir el lugar donde adorarían a Dios y la presencia de Dios estaría. Cada quien puso un granito de arena y dieron con corazones alegres.

Versículo de reflexión:

“De los hijos de Israel, así hombres como mujeres, todos los que tuvieron corazón voluntario para traer para toda la obra, que Jehová había mandado por medio de Moisés que hiciesen, trajeron ofrenda voluntaria a Jehová.” ~ Éxodo 35:29

De la misma forma que Dios hace miles de años atrás invitó a su pueblo a participar en la construcción de la obra del tabernáculo a través de ofrendas voluntarias y dadas de corazón al igual que talentos, así Dios nos invita a cada uno de nosotros a ofrendar alegremente de corazón y no por obligación. No olvidemos que Dios no necesita nada de nosotros pero si quiere que nosotros demostremos un corazón moldeable y dispuesto a trabajar para y con Él. Dios quiere hacer de nosotros personas agradecidas por todo lo que Él ha hecho por cada uno de nosotros y cuando nosotros ofrendamos debemos hacerlo de corazón y con una actitud de gratitud y agradecimiento. Es más lo que nosotros recibimos por parte de Dios que lo que nosotros le damos. Dios ama al dador alegre y siempre bendice a sus hijos de manera sobre abundante.

Oración:

Padre, gracias te damos por tu invitación a trabajar para y contigo. Queremos agradarte y queremos que sepas que estamos dispuestos a contribuir a tu obra de la manera necesaria. Queremos estar siempre agradecidos por todas tus bendiciones y por el gran sacrificio que hizo tu Hijo por cada uno de nosotros. Queremos siempre dar de corazón y no por obligación. Queremos dar por amor a Ti. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Guía de estudio:

Slide1

Éxodo – Capítulo 35

Tengan todos un hermoso martes y nos veremos mañana con el capítulo 36. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s