Advertencia contra la incredulidad

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 3 donde estudiaremos que Cristo, el que reina sobre el pueblo de Dios es superior a Moisés y como el rechazo a Jesús (o la incredulidad) es mucho mas serio que el rechazo que le hicieron a Moisés en su momento. Las versiones de hoy son:

El capítulo comienza con una afirmación sumamente importante y valiosa para la vida del cristiano: Jesús es nuestro apóstol, Él es el representante de Dios ante su pueblo y también es nuestro sumo sacerdote, el representante de nosotros ante Dios. Luego pasar a decir porque Jesucristo es superior a Moisés y nos menciona su fidelidad. Moisés era un siervo del Señor, miembro de la casa de Dios mientras que Jesús es el constructor y Señor de la casa…Jesús es la consumación de todo lo que anticipó Moisés.

hebrews-3

Luego pasa a hablarnos de la incredulidad y advertir al pueblo contra ella exhortando así a la fidelidad del pueblo de Dios. Para hacerlo, el autor de Hebreos testifica sobre el trágico error de los israelitas en el desierto, advirtiendo así a sus lectores los peligros de la incredulidad y como el espíritu de desobediencia que operaba en los israelitas dio lugar a la ira de Dios, impidiéndole así la entrada a muchos a la tierra prometida.

Aquí un breve trasfondo de lo que sucedía y porque el autor de Hebreos se vio en la necesidad de dar esta advertencia. En el primer siglo, muchos judíos se convirtieron al cristianismo exponiéndose así a muchas criticas tanto de familiares como del gobierno romano. Esto hizo que las circunstancias de estas personas se tornaran cada día más difíciles y la persecución comenzó a sentirme más y más. Esta presión puso a dudar a muchos sobre su nueva fe y de la misma manera que los hebreos en el Éxodo querían regresar a Egipto por el miedo,  estas personas querían regresar a su antigua manera de vivir y sus antiguas creencias.

Es por esta razón que el autor de Hebreos les repite una y otra vez que se mantengan firmes y fieles en la fe. Les recuerda el sufrimiento de sus antecesores durante el período de 40 años que estuvieron en el desierto y las graves consecuencias que eso trajo por el simple hecho de endurecer sus corazones y rehusarse a escuchar la voz de Dios.

La incredulidad es causada por un corazón endurecido debido al engaño del pecado. El resultado de la misma es la apostaría (apartarse del Dios vivo). La incredulidad comienza a apoderarse de nuestros corazones cuando permitimos que nuestras circunstancias y nuestros problemas nos hagan dudar del gran poder de Dios y de su soberanía. La incredulidad se apodera del gran plan que Dios tiene para nuestras vidas dandole así ventaja al enemigo. Todo cristiano debe evitar caer en la incredulidad. Cuando la misma toque a la puerta de nuestros corazones, debemos cerrar la puerta inmediatamente y mantenernos firmes y fieles al Dios vivo.

¿Cómo podemos nosotros evitar que la incredulidad se apodere de nuestras vidas? Algunos formas son las siguientes:

  1. Leer la Palabra de Dios
  2. Mantener nuestros oídos sensibles a la voz de Dios
  3. Creerle a Dios (fíjese que no estoy diciendo creer en Dios)…es creerle a Dios
  4. Obedecer la Palabra de Dios
  5. Mantenernos alejados de la tentación
  6. Reconocer su carácter (Él es fiel en todo tiempo)
  7. Mantener una relación continua con el Señor

Estas son solo algunas de las formas que nosotros podemos mantenernos alejados de la incredulidad y así evitar que nuestros corazones se endurezcan. Seamos fieles a Él, tal como Él es fiel a nosotros.

Reflexión: ¿De qué otras maneras podemos nosotros mantenernos alejados de la incredulidad?

Oración: Padre amado, gracias porque tu Palabra está llena de sabios consejos y de como nosotros debemos vivir nuestras vidas. Es bien importante que nos mantengamos fieles a Ti y a tu Palabra para no caer en la incredulidad. No permitas, Padre, que nuestras circunstancias y nuestros problemas determinen nuestro nivel de fe y corramos el riesgo de caer en la incredulidad. Sabemos que tal no te agrada. Tú que lo conoces todo, si hubiese una pizca de incredulidad en nuestros corazones háznoslos saber a través de tu Santo Espíritu. Reprendemos toda incredulidad en el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Tengan todos un día bendecido y nos veremos mañana con el capítulo 4. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s