Nuestro sumo sacerdote

Hola mis amados hermanos, espero hayan tenido un buen fin de semana. Hoy nos encontramos de regreso con nuestro estudio de la Epístola de Hebreos y nos toca el capítulo 5. Las versiones de hoy son:

maxresdefault

El capítulo comienza con el actor presentándonos las calificaciones y actividades del oficio del sumo sacerdote. Las dos calificaciones necesarias para ser sumo sacerdote son: (1) debe ser tomado de entre los hombres ya que deben tener la capacidad de sentir lo que el pueblo siente; y (2) debe ser llamado por Dios. Entre las actividades se encuentran el dar gracias y ofrecer sacrificios propiciatorios, debe interceder por el pueblo pacientemente y debe ofrecer sacrificios por si mismo ya que él también está rodeado de debilidad.

Jesús cumple a la perfección con todos los requerimientos del Sumo Sacerdote. Él fue nombrado por Dios y experimentó una legitima humanidad ya que Él al igual que nosotros confrontó dificultades. Él es nuestro Sumo Sacerdote, el que nos representa en la presencia de Dios. Él es capaz de tener compasión por todos nosotros, tanto así que Él se sacrificó por  todos los pecadores ofreciéndose a si mismo para terminar con los sacrificios de una vez y por todas. Jesucristo fue el sacrificio perfecto. Es por este sacrificio que podemos entrar confiadamente a la presencia de Dios y ya el pecado no nos separa de nuestro Padre. Jesús es el autor de la eterna salvación.

Reflexión: ¿Hemos dado gracias hoy por el hermoso sacrificio que hizo Jesús por usted y por mi?

Oración: Padre, te damos gracias por tu hijo precioso, el cual padeció igual que nosotros y se convirtió en nuestro Sumo Sacerdote, sintiendo así compasión por cada uno de nosotros y abogando ante tu presencia. Gracias por ese sacrificio perfecto que vino a este mundo a limpiarnos de nuestros pecados y traer la eterna salvación para que pudiéramos entrar confiadamente a tu presencia y pasar una eternidad junto a Ti. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Nos veremos aquí mañana nuevamente con el capítulo 6. Tengan todos un día bendecido.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s