La carrera de la fe

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el penúltimo capítulo de nuestro estudio de Hebreos, el capítulo 12. Las versiones de hoy son:

¿Alguna vez se ha sentido que no puede más  y no sabe por cuanto tiempo más podrá soportar la situación por la que está pasando? ¿Se encuentra exhausto de luchar? ¿Desilusionado, agobiado, cansado? ¿Con ganas de rendirse? Así mismo se sentían los judíos practicantes de la fe cristiana en esos tiempos. Su vida era dura, estaba llena de persecución y sentían que nadaban contra la marea, por lo cual ellos querían rendirse.

running-wallpaper-11

Es por esta razón que el autor de Hebreos encuentra aliento para la perseverancia en el ejemplo de Jesús y se lo comunica a sus lectores en este capítulo. Jesús ya había corrido la carrera de la fe y Dios lo había colocado en el trono. Si nos ponemos a analizar, cuando nosotros consideramos las penurias que Jesús enfrentó, podemos encontrar fortaleza y valor para soportar lo que venga. Es por esto que siempre debemos mantener nuestros ojos puestos en Jesús en esta gran carrera de la fe.

De igual manera, el capítulo nos habla de la disciplina de Dios. Muchas veces se nos hace difícil aceptar esta disciplina y a veces llegamos a pensar que los sufrimientos que tenemos que muchas veces soportar a causa de la fe cristiana significa que Dios no se preocupa por nosotros. Sin embargo, lejos de abandonarnos, el Señor se manifiesta como un buen Padre al disciplinarnos. La disciplina buscar corregir, como cuando un padre corrige a su hijo por su bien y se hace en amor. En lugar de desalentarnos debemos perseverar sabiendo que Dios permite estas dificultades para desarrollar nuestra santidad. Nuestro Padre desea que todo cristiano procure la santidad y el anhelo de servirle con perseverancia y reverencia.

¿Cómo podemos mantenernos en esta carrera de la fe sin desmayar? El mismo capítulo 12 nos da unos “tips”:

  1. Despojarnos de todo el peso que nos causa el pecado confesando nuestros pecados.
  2. Mantener nuestros ojos puestos en Jesús, Él debe ser siempre nuestro enfoque.
  3. Debemos estar receptivos a la disciplina de Dios – Dios disciplina a todo el que ama y lo hace por nuestro bien y para nuestra santidad.
  4. Mantengamos nuestras relaciones en buen estado – no demos cabida a la amargura, no nos comparemos con otros (esto no es una competencia) y siempre procuremos la paz.
  5. Confiar en Dios en todo tiempo – Él tiene el control de nuestras vidas (o al menos debe tenerlo). Confiemos en su palabra que nos dice que todo obra para bien para los que aman al Señor.

Estos “tips” juntos a muchos más dados en la Palabra nos ayudarán a llegar a la meta. No nos rindamos.

Reflexión: ¿De qué maneras podemos perseverar en la carrera de la fe?

Oración: Padre, primero que todo queremos darte las gracias por tu amor infinito. Ese amor que te lleva a disciplinarnos para que podamos alcanzar la santidad. Ayúdanos a perseverar en esta carrera de la fe donde no hay competencia, simplemente hay anhelo de agradarte, servirte y adorarte. Gracias por tu hijo Jesús, que es nuestro gran ejemplo de como perseverar en la fe. Ayúdanos, Padre, a nunca rendirnos. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Tengan todos un bonito día, Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s