Enseñanzas de la Epístola de Hebreos

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Quiero comenzar por pedirles encarecidamente que se unan en oración por todas las personas que ha sido afectadas por el huracán Matthew. Yo me encuentro en Florida y gracias a Dios no he tenido daños pero la costa ha sido grandemente afectada. Oremos también por Haití donde ha sido devastador. Gracias anticipadas por sus oraciones.

rollos-350x233

Hoy damos conclusión a nuestro estudio de la epístola de Hebreos y quiero dejarles algunas de las enseñanzas que Hebreos nos da:

  1. Jesús ha destruido el temor a la muerte venciendo al diablo.
  2. Mantén el valor y la esperanza que están implícitos en tu confesión de fe.
  3. Permite a la Palabra de Dios juzgar las intenciones y pensamientos en tu corazón.
  4. Sé tenaz al aferrarte a las promesas de Dios.
  5. Busca activamente a Dios, estudia su Palabra y edifica tu fe.
  6. Acércate confiadamente a Dios cuando estés en necesidad.
  7. Cree que Él comprende tus sufrimientos.
  8. Mantén la esperanza.
  9. Desarrolla el sentido de que un gran futuro te espera.
  10. Reconoce que seguir a Cristo provoca reproches y persecución. No temas al ridículo, rechazo y desprecio humano.
  11. Préstale atención a la Palabra de Dios y a tus relaciones con Jesús.
  12. Deja que Jesús y su Palabra sean el fundamento y sostén de tus pensamientos.
  13. Celebra diariamente que has ganado el acceso a Dios gracias a la sangre derramada por Jesucristo.
  14. Acércate cada vez más a Dios con un corazón y una fe sin manchas.
  15. Reúnete a menudo con la gente de Dios para alentarla e instarla a justicia.
  16. Busca a Dios diligentemente. Él te recompensará por ello.
  17. Practica la alabanza paciente y persistentemente.
  18. Entra al reposo prometido por Dios.
  19. Mezcla la fe con la Palabra de Dios.
  20. No permitas que la rebeldía endurezca tu corazón.
  21. Dedica todo tu corazón a obedecer a Dios y a su Palabra.
  22. Confía que Él hará las cosas que ha prometido.
  23. Estudia la vida de Jesús de Jesús como nuestro modelo para el sufrimiento y la obediencia.
  24. Nunca rechaces un mensaje porque te haga sentir incomodo, por el contrario acepta ser corregido por la Palabra de Dios.
  25. Obedecer a los líderes de la iglesia. Reconocer y cooperar con el liderazgo para que su trabajo sea más fácil. Orar por los líderes con fe.
  26. Solamente a través de un esfuerzo diario y persistente por aplicar la Palabra de Dios a tu vida, alcanzarás la madurez espiritual.
  27. Manténte diligente en tu búsqueda de ser como Cristo perseverando pacientemente.
  28. Descarta cualquier práctica o actitud que te impida caminar junto a Cristo.
  29. Modela tu vida tomando como ejemplo a Jesús.
  30. Acepta la disciplina de Dios como necesaria para el crecimiento y desarrollo espiritual.

Estas son tan solo algunas de las enseñanzas que nos llevamos de Hebreos, la maravillosa epístola que nos enseña mucho sobre la fe. Espero que esta epístola haya sido de bendición para cada uno de ustedes como lo fue para mí.

levitico

Tomaremos un breve receso ahora, aproveche para ponerse al día si por cualquier motivo se atrasó en el estudio y regresaremos con el Libro de Levítico próximamente. Tan pronto tenga una fecha más concreta les dejo saber. Lindo día y el Señor los bendiga.

 

Hija del Altísimo,

Bessie

 

Exhortaciones finales

Buenas mis amados hermanos, hoy nos encontramos en el último capítulo de la Epístola de Hebreos donde estudiaremos las exhortaciones finales dadas por el maravilloso autor de la misma. Las versiones de hoy son:

b8b1si-alguno-esta-en-cristo-nueva-criatura-es1

En este capítulo el autor les da unos últimos consejos al pueblo cristiano, los cuales debemos poner en practica como deberes de un verdadero cristiano. Alguno de estos consejos son:

  1. Permanecer en el amor fraternal – estamos llamados a amarnos los unos a los otros.
  2. Tener hospitalidad – la hospitalidad significa literalmente abrir las puertas de nuestra casa a los viajeros que profesan nuestra propia fe, esto puede traernos bendiciones inesperadas.
  3. Acordarnos de los presos – debemos siempre mostrar compasión por los que están en prisión
  4. Evitar la inmoralidad – por tal razón Dios creo el precioso vínculo matrimonial.
  5. No ser avaros – Dios ha prometido que jamás nos dejará y siempre suplirá y esa promesa deber ayudarnos a evitar la codicia.
  6. Obedecer y sujetarnos a nuestros pastores – cuando los cristianos se sujetan a los líderes que cuidan de sus necesidades espirituales, esto permite que los líderes hagan su tarea con gozo y no con dificultad y frustración.

Por último, no olvidemos que Dios se complace con los sacrificios espirituales que ofrecen los cristianos como lo son el compromiso, la alabanza y el hacer el bien ayudándonos mutuamente.

Oración: Padre, gracias por tu palabra que es viva y eficaz, estos consejos que nos das a través de tu Palabra que nos llevan a la santidad los atesoramos en nuestros corazones y nuestra mente. Sabemos cuanto te agradan nuestros sacrificios espirituales como lo son el compromiso y la alabanza a Ti. Ayúdanos a perseverar en la fe y mantenernos siempre comprometidos a ella. Y que nuestra alabanza nunca se aparte de nuestros labios. En el nombre de Jesús, Amén.

Mañana concluiremos con varios puntos de la Epístola de Hebreos dando así final a este estudio. Les espero aquí. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

La carrera de la fe

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el penúltimo capítulo de nuestro estudio de Hebreos, el capítulo 12. Las versiones de hoy son:

¿Alguna vez se ha sentido que no puede más  y no sabe por cuanto tiempo más podrá soportar la situación por la que está pasando? ¿Se encuentra exhausto de luchar? ¿Desilusionado, agobiado, cansado? ¿Con ganas de rendirse? Así mismo se sentían los judíos practicantes de la fe cristiana en esos tiempos. Su vida era dura, estaba llena de persecución y sentían que nadaban contra la marea, por lo cual ellos querían rendirse.

running-wallpaper-11

Es por esta razón que el autor de Hebreos encuentra aliento para la perseverancia en el ejemplo de Jesús y se lo comunica a sus lectores en este capítulo. Jesús ya había corrido la carrera de la fe y Dios lo había colocado en el trono. Si nos ponemos a analizar, cuando nosotros consideramos las penurias que Jesús enfrentó, podemos encontrar fortaleza y valor para soportar lo que venga. Es por esto que siempre debemos mantener nuestros ojos puestos en Jesús en esta gran carrera de la fe.

De igual manera, el capítulo nos habla de la disciplina de Dios. Muchas veces se nos hace difícil aceptar esta disciplina y a veces llegamos a pensar que los sufrimientos que tenemos que muchas veces soportar a causa de la fe cristiana significa que Dios no se preocupa por nosotros. Sin embargo, lejos de abandonarnos, el Señor se manifiesta como un buen Padre al disciplinarnos. La disciplina buscar corregir, como cuando un padre corrige a su hijo por su bien y se hace en amor. En lugar de desalentarnos debemos perseverar sabiendo que Dios permite estas dificultades para desarrollar nuestra santidad. Nuestro Padre desea que todo cristiano procure la santidad y el anhelo de servirle con perseverancia y reverencia.

¿Cómo podemos mantenernos en esta carrera de la fe sin desmayar? El mismo capítulo 12 nos da unos “tips”:

  1. Despojarnos de todo el peso que nos causa el pecado confesando nuestros pecados.
  2. Mantener nuestros ojos puestos en Jesús, Él debe ser siempre nuestro enfoque.
  3. Debemos estar receptivos a la disciplina de Dios – Dios disciplina a todo el que ama y lo hace por nuestro bien y para nuestra santidad.
  4. Mantengamos nuestras relaciones en buen estado – no demos cabida a la amargura, no nos comparemos con otros (esto no es una competencia) y siempre procuremos la paz.
  5. Confiar en Dios en todo tiempo – Él tiene el control de nuestras vidas (o al menos debe tenerlo). Confiemos en su palabra que nos dice que todo obra para bien para los que aman al Señor.

Estos “tips” juntos a muchos más dados en la Palabra nos ayudarán a llegar a la meta. No nos rindamos.

Reflexión: ¿De qué maneras podemos perseverar en la carrera de la fe?

Oración: Padre, primero que todo queremos darte las gracias por tu amor infinito. Ese amor que te lleva a disciplinarnos para que podamos alcanzar la santidad. Ayúdanos a perseverar en esta carrera de la fe donde no hay competencia, simplemente hay anhelo de agradarte, servirte y adorarte. Gracias por tu hijo Jesús, que es nuestro gran ejemplo de como perseverar en la fe. Ayúdanos, Padre, a nunca rendirnos. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Tengan todos un bonito día, Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

El Salón de la Fama de los Héroes de la Fe

Buenas mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 11 de nuestro estudio de la Epístola de Hebreos donde el autor nos presentará una galería de héroes de la fe. Las versiones del día de hoy son:

El autor abre el capítulo dándonos una descripción de como obra la fe: la fe hace reales las cosas que no se pueden ver. Es una firme convicción de cosas que no se ven y la esperanza segura de una recompensa futura. Es la certeza de lo que esperamos no teniendo duda alguna de que lo obtendremos. Es declarar con nuestra boca que para Dios no hay imposibles y que aunque nuestros ojos y nuestras circunstancias vean todo lo contrario a lo que esperamos, no dudaremos del gran poder de Dios.

que_es_la_fe_472_308

Luego pasa a mencionarnos a varios héroes de la fe que vivieron una vida de obediencia, perseverancia y sacrificio a Dios. Entre ellos se encuentran:

  1. Abel – su sacrificio nos demuestra que quien adora de verdad debe acudir con fe y presentar el sacrificio que Dios requiere.
  2. Enoc – él fue traspuesto (esto quiere decir que no conoció la muerte) debido a que agradó a Dios tomándole la Palabra y viviendo de acuerdo a ella.
  3. Noé – su obediencia al construir el arca fue una prueba palpable de su confianza en la Palabra de Dios.
  4. Abraham – demostró su fe al obedecer a Dios y dejar su casa en Ur, siendo así extranjero en tierras desconocidas y viviendo como tal en la tierra prometida aguardando pacientemente su legado permanente. De igual manera cuando fue probado ofreció a su hijo Isaac según dispuesto por Dios como sacrificio sabiendo que algo Dios iba a hacer y Él iba a cumplir su promesa de darle gran descendencia, así fuera resucitar a Isaac.
  5. Sara – dio a luz a Isaac cuando tenía 90 años pues olvidó sus limitaciones físicas y creyó que Dios sería fiel a lo que había prometido.
  6. José – expresó completa fe en las promesas concernientes a la tierra de Canaán y habló de la futura salida de Egipto de los hijos de Israel.
  7. Moisés – mostró su fe cuando dejó las riquezas del palacio egipcio para sufrir penurias con el pueblo hebreo. Y esta fe comenzó con la fe de sus padres de mantenerlo vivo a pesar del decreto del rey. Por su fe el pueblo de Dios pasó en seco por el Mar rojo.

Y la lista sigue y sigue, Rahab, David, Gedeón, Sansón, Samuel, etc. El mismo autor menciona que si continúa, el tiempo no le daría para mencionarlos a todos.

Para concluir, hay algo que debemos recordar, la fe debe ser constante. Como podemos ver este capítulo registra las victorias gloriosas de los héroes de la fe y la clave de este grupo admirable es que cuando recibieron la promesa de Dios se sintieron plenamente convencidos de que la promesa era verdadera. Ellos abrazaron las promesas dadas en sus corazones. De igual manera nosotros debemos abrazar las promesas que Dios nos da en nuestras corazones y mientras esperamos debes adorar y andar en la fe constante y consistentemente en celebración de nuestra gratitud por lo que ha de venir.

fe-en-dios

Reflexión: Analicemos nuestro nivel de fe. ¿Nuestra fe depende de nuestras circunstancias y de lo que vemos alrededor o nuestra fe depende del Dios Todopoderoso, creador de los cielos y la tierra, quien posee toda autoridad y potestad?

Oración: Padre, te damos gracias por tu Palabra. Gracias por todos estos héroes que nos sirven de ejemplo para nosotros poder profesar nuestra fe. Te pedimos que aumentes nuestra fe día a día. Ayúdanos a entender que nuestra fe no debe depender de nuestras circunstancias sino de lo que Tú eres. Ayúdanos a tener esa convicción y certeza de que obtendremos lo que no vemos bajo tu perfecta voluntad. Tu palabra nos dice que sin fe es imposible agradarte y nosotros Padre amado solo queremos agradarte. Ayúdanos. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Lindo día y el Señor los bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

De una vez y para siempre

Buenos días mis amados hermanos, espero hayan tenido un fin de semana bendecido y que estén listos para este comienzo de semana. Hoy nos encontramos en el capítulo 10 de nuestro estudio, faltando así solo 3 capítulos más para finalizar la epístola. Las versiones del día de hoy son:

El capítulo comienza con una breve descripción de como los sacrificios de animales no podían limpiar la culpa del pecado. La repetición de los sacrificios ofrecidos por los judíos en el día de la expiación no podían jamás hacer perfectos a los adoradores. Estos sacrificios servían como un recordatorio anual de los pecados del pueblo. Sin embargo, Dios quería más que la ofrenda de un animal sacrificado, Él quería una relación con su pueblo de manera consciente y voluntaria. Esto se hace posible cuando Jesucristo vino a este mundo a hacer la voluntad de su Padre.

La repetición continua de sacrificios levíticos testificaba que los pecados todavía permanecían. No es hasta que, la elección de Jesús de ofrecerse como un sacrificio por nuestros pecados y morir por nosotros que el pecado es removido de una vez y para siempre. Al pecado ser removido para siempre, ya no hay necesidad de sacrificios y somos aceptos ante los ojos de nuestro Padre obteniendo así acceso directo a Él.

cruzdecristo2

Luego de esto, el autor de Hebreos pasa a darnos una exhortación sobre la perseverancia espiritual. Él se vio en la necesidad de hacer esto ya que los lectores estaban siendo tentados a alejarse de Cristo, por lo que él los exhorta a acercarse más a Dios y a relacionarse unos con otros. Él nos describe una cortina por la cual todos los creyentes podían entrar a la presencia de Dios. Esta cortina simbolizaba la vida de Jesús presentada a Dios cuando Él sufrió por nuestros pecados, por lo cual ahora tenemos acceso a Dios y hemos sido limpiados de todo pecado para poder entrar en su presencia. También los exhorta a reunirse unos con otros. Por ningún motivo ellos debían descuidar la comunión unos con otros. Esto es parte esencial de la vida de un cristiano.

Para concluir, el autor advierte sobre el juicio divino que recaerá en todo aquel que se aleje de Cristo e insistió en que todo cristiano debe mostrar una fe genuina mediante el compromiso continuo con Cristo. Este camino no es fácil y muchos sufren por la fe trayendo así pensamientos de rendirse y darse por vencido. Sin embargo, debemos perseverar en la fe y ser obedientes a Dios…la recompensa no solo es eterna sino que bien que habrá valido la pena. No hay nada en esta vida terrenal que se compare con la gran recompensa celestial que recibiremos todos los que perseveremos en la fe. Por más difícil que sea no podemos olvidar que todo lo podemos en Cristo que nos fortalece.

Reflexión: ¿Qué representa para usted perseverar en Cristo y de que maneras podemos lograrlo?

Oración: Padre, primeramente te damos gracias por ese sacrificio de tu Hijo que nos limpió de todo pecado de una vez y por todas. Por otro lado tu Palabra nos exhorta a a perseverar en la fe y en la obediencia hacia Ti. Día a día somos tentados para caer y no ganar esta continua batalla. Sin embargo, ese sacrificio de Jesús no fue en vano y queremos perseverar, obedecerte y agradarte en todo tiempo. Reconocemos que sin Ti nada podemos hacer. Ayúdanos, Padre, a mantenernos firmes y perseverantes. Cuando no tengamos fuerzas, Tú nos las darás y cuando sintamos ganas de rendirnos y de que no podemos más Tú nos recordaras que solo los valientes arrebatan el Reino de los Cielos. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Hermoso inicio de semana, nos veremos aquí mañana con el capítulo 11. Uno de los capítulos más hermosos de Hebreos. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Hay poder en la sangre de Cristo

Buenas mis amados hermanos, Feliz Viernes! Hoy nos encontramos en el capítulo 9 de la Epístola de Hebreos donde el autor hará un contraste entre el santuario terrenal y el celestial y nos dará una idea más clara sobre el antiguo y el nuevo pacto. Las versiones de hoy son:

El capítulo comienza dándonos una descripción del santuario terrenal y mencionando sus limitaciones. Si bien es cierto que los rituales que se hacían en el antiguo pacto eran observados con dignidad y gloria, es importante recalcar que fallaban a la hora de proveer libre acceso a la presencia de Dios. Sin embargo, Jesús vino a introducir el sistema ideal para la redención de los pecados de una vez y para siempre. Ya no tenían que seguir sacrificando animales una y otra vez pues Jesucristo ofreció en sacrificio su propia sangre.

la-sangre-de-cristo

Este sacrificio de Jesús es efectivo para nosotros de varias maneras:

  1. No tiene limitaciones y hay total remoción de pecados – la sangre de Cristo removió nuestros pecados pasados, presentes y los futuros. Su sangre derramada hasta la última gota nos justificó y nos limpió de todo pecado.
  2. Su sacrificio fue perfecto – es por este sacrificio perfecto que nosotros ahora tenemos acceso directo al Padre a través de Él. El velo fue desgarrado. Gloria a Dios.

En conclusión, vemos como el autor de Hebreos contrasta el pacto de Moisés y el de Cristo. El pacto mosaico habilitó sacrificios de animales que traían alivio temporal a la culpa del hombre y ofrecieron lecciones sobre la justicia de Dios. De igual manera proveyó un vínculo con Dios por medio de la sangre de los animales. Mas sin embargo, estos sacrificios tenían que repetirse anualmente en el tabernáculo, el cual constituía solamente un símbolo del altar eterno y celestial de Dios.

Pero cuando Jesucristo entra a la historia como el sacerdote eterno para ofrecerse en sacrificio eterno por el pecado la cosa cambia. El derramamiento de su sangre proveyó de un sacrificio y de un vínculo permanente entre Dios y los seres humanos. Su sangre fue derramada no solamente en un altar terrenal, sino ante el verdadero altar de Dios en el cielo, donde obtuvo redención para el pecado de todos aquellos que le reciban como su Señor y Salvador. El inmutable vínculo establecido a través del nuevo pacto en la sangre de Cristo hace manifiesto la promesa del Dios justo y misericordioso.

Reflexión: ¿Qué representa para usted el sacrificio de Cristo en la cruz?

Oración: Padre, te damos gracias por ese hermoso sacrificio perfecto y único de tu hijo amado Jesús para redención de nuestros pecados. Gracias a esa sangre preciosa somos justificados y podemos entrar a tu presencia libremente. Es por ese sacrificio que al aceptar a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, nos convertimos en nuevas criaturas y las cosas viejas pasan y son hechas nuevas. Te pedimos Señor, que nos ayudes a librarnos de cualquier culpa que pueda estar atacando nuestra mente. Haznos entender que por ese sacrificio Tú perdonaste nuestros pecados pasados, presente y futuros. Somos nuevas criaturas en Cristo Jesús para honra y gloria de tu nombre. Y que nunca jamás se nos olvide que en la sangre de Cristo hay poder. En el nombre de Jesús, Amén.

Tengan todos un hermoso viernes y un magnifico fin de semana. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Un nuevo pacto

Hola amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 8 de nuestro estudio de Hebreos. Este capítulo nos presenta un nuevo pacto que Dios hace con su pueblo. Las versiones de hoy son:

railway-track-1920x965

El autor de Hebreos nos indica que con motivo del comienzo de un nuevo orden sacerdotal, Cristo inauguró un nuevo pacto también. Este nuevo pacto trae 3 grandes beneficios, los cuales nosotros hemos heredado a consecuencia de tener una relación con Dios. Veamos cuales son:

  1. Provee un nuevo conocimiento de las leyes de Dios y una nueva naturaleza por el cual obedecer a Dios – Jesús llevó a cabo su ministerio bajo el pacto de la gracia de Dios, forjado en la mente y el corazón de los creyentes mediante el poder del Espíritu Santo. De ahí que Dios estableciera un nuevo pacto en sus relaciones con su pueblo, basado no en una fuerza compulsiva externa, sino en un poder que viene de adentro.
  2. Ofrece un nuevo conocimiento personal de Dios que inspira lealtad y compromiso con Él – en contraste con la revelación limitada e impersonal de Israel, bajo el nuevo pacto habrá un conocimiento completo, universal e inmediato de Dios.
  3. Ofrece un completo perdón de los pecados – gracia y misericordia caracterizan este nuevo pacto.

Como podemos ver, estos 3 grandes beneficios van mucho más allá de lo que el antiguo pacto ofrecía y todo se lo debemos a nuestro Sumo Sacerdote. A aquel que se dio en la cruz sin ningún tipo de mancha o pecado para poder limpiarnos a nosotros de todo pecado y que podamos recibir el perdón. Fue aquel sacrificio perfecto en la cruz que obtuvo la solución final al pecado. Jesús venció en la cruz y como tal hoy está sentado a la diestra del Padre en una posición de honor donde es exaltado y lo será por los siglos de los siglos.

En conclusión, ¿qué representa para nosotros este nuevo pacto? Representa que no hay pecado que su sangre preciosa no pueda limpiar, no hay problema, dolor o circunstancia que Él no tenga autoridad sobre y no pueda resolver. Él es nuestro Sumo Sacerdote, nuestro Rey, nuestro Abogado y Él nos invita a que nos acerquemos al trono de su gracia confiadamente pues su sangre preciosa nos justificó y es a través de Él que hoy tenemos la victoria. Jesucristo venció y nosotros somos más que vencedores en Él. Bendito seas, Jesús.

Reflexión: ¿Estamos apoderándonos de estos 3 grandes beneficios que nos ofrece este nuevo pacto de Dios? Si su contestación fue negativa, hoy es el día de comenzar a agarrarse de esas promesas.

Oración: Padre, te damos gracias por el nuevo pacto. A través de Él puedo tener una relación más intima contigo, podemos conocerte mejor y  siembras en nosotros el deseo de obedecerte en todo tiempo. De igual manera obtenemos el perdón de todos  nuestros pecados pues derramas tu misericordia y tu gracias en cada uno de nosotros, gracias al sacrificio final y completo que hizo Jesús en la cruz. Ayúdanos a confiar y creer plenamente que somos justificados y como tal somos mas que victorioso en Cristo Jesús. Cuando la duda nos ataque o cuando la incredulidad venga tocando, danos las fuerzas para poder gritar a los cuatro vientos que somos más que vencedores y que la sangre de Cristo nos limpió y nos justificó. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Tengan todos un día bendecido y el Señor los bendiga. Nos veremos aquí mañana con el capítulo 9.

Hija del Altísimo,

Bessie