Un nuevo sacerdocio

Buenas mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 7 de nuestro estudio y las versiones de hoy son:

El capítulo abre mencionando al rey Melquisedec (quien aparece por primera vez en Génesis 14) para explicar la naturaleza del sacerdocio de Jesús. El nombre y el lugar que reinaba Melquisedec sugieren que era el “rey de justicia” y el “rey de paz”. ¿Alguna similaridad? Jesucristo es nuestro Rey de Justicia y nuestro Rey de Paz.

spring-in-nature-wide-wallpaper-603794

Continuando con Melquisedec, la Biblia no registró ningún comienzo ni final para su vida. Su sacerdocio eterno de justicia fue como el de Cristo. Tan es así que él fue el sacerdote más grande de los levíticos. Sin embargo, el sacerdocio comenzado por Aarón no llevó a las personas a obedecer a Dios, por lo cual Él cambió el sacerdocio. El primer cambio fue que Jesucristo nació de la tribu de Judá y no de Leví y este sacerdocio es superior al de Aarón.

Dios inició este sacerdocio con un juramento, no solo por medio de unas reglas como el anterior. También este sacerdocio era permanente, Cristo jamás dejaría su oficio. Sus ministraciones sacerdotales son infinitas e invariables permitiéndole así ofrecer una salvación a la que nada falta. La salvación total demanda un perfecto Sumo Sacerdote y un perfecto sacrificio por los pecados. Todo eso y más encontramos en Cristo.

Reflexión: ¿Qué sería de nosotros sin nuestro Sumo Sacerdote?

Oración: Padre, solo queremos darte gracias por establecer un nuevo sacerdocio donde el sacrificio perfecto sería ofrecido para brindarnos una salvación total. Es por la sangre preciosa de Jesucristo que todos nuestros pecados han sido expiados. Te pedimos Señor que nos ayudes a nunca pasar por desapercibido ese gran sacrificio. Ayúdanos a ser cada día como Jesús y a agradarte con nuestros actos y nuestros pensamientos. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Espero tengan un día bendecido y nos veremos aquí mañana con el capítulo 8 de nuestro estudio. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

 

Anuncios

Dios es un Dios, cumplidor de promesas

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 6 de nuestro estudio de Hebreos, donde estudiaremos la importancia de avanzar en nuestra fe…caminar hacia adelante siempre prosiguiendo a la meta y termina dándonos un recordatorio de que nuestro Dios es un Dios de promesas. Las versiones de hoy son:

12677348_1752437741634481_851816693_n

El capítulo comienza mencionando seis doctrinas que constituyen los principios fundamentales de la vida espiritual: (1) arrepentimiento, (2) fe en Dios, (3) bautismo, (4) imposición de manos, (5) resurrección de los muertos y (6) juicio eterno. Estos fundamentos son para que el cristiano construya su vida sobre ellos con la ayuda de Dios…en total dependencia de Él. Sin embargo, habrán muchos que experimentarán la gracia salvadora de Dios y luego renunciaran por completo a Cristo abandonando así deliberadamente la fe cristiana, cayendo así en la apostasía y confrontando grandes consecuencias.

Es por esta razón que el autor de Hebreos, insta a sus lectores a mostrar la realidad de su fe al permanecer comprometidos a Cristo ofreciendo así obras leales y en amor para poder así lograr una madurez plena obedeciendo las promesas de Dios y esperando confiadamente en Él. Tenemos razones suficientes para esperar en las promesas de Dios confiadamente ya que Él no miente, Él es un Dios de verdad y lo que Él promete, Él lo cumple. El cumplimiento de su promesa a Abraham nos ofrece una seguridad de que Él hace lo que promete. Vivamos nuestras vidas ancladas a Dios y a su Hijo Jesucristo. Un ancla es tan segura como aquello a lo que está atada y no hay mejor ancla que nuestro Padre Celestial.

Para concluir, quiero dejarles tan solo algunas de las miles de promesas que Dios nos ha hecho en su Palabra para que nos aliente y nos de esperanza. Nosotros le servimos a un Dios, cumplidor de promesas. Alabado sea su nombre.

  1. Él sobrelleva nuestras cargas – “Bendito sea el Señor, nuestro Dios y Salvador,
    que día tras día sobrelleva nuestras cargas.” ~ Salmo 68:19
  2. Él siempre obra a nuestro favor y para nuestro bien – “Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.” ~ Romanos 8:28
  3. Él cuida de nosotros – “Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.” ~ 1 Pedro 5:7
  4. Él suple todas nuestras necesidades – “Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y potencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda.” ~ 2 Pedro 1:3
  5. Él cuida nuestros corazones y pensamientos – “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” ~ Filipenses 4:6-7
  6. Él nos guía a toda verdad – “Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.” ~ Juan 16:13
  7. Él oye y contesta nuestras oraciones – “Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido.” ~ 1 Juan 5:14-15
  8. Él nos da paz – “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.” ~ Juan 14:27
  9. Él nos da consuelo – “Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, 4 quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren.” ~ 2 Corintios 1:3-4
  10. Él nos fortalece – “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa. ” ~ Isaías 41:10

Como les mencioné, estas son solo algunas de las promesas que Dios hace a sus hijos. Agarremonos de esas promesas y vivamos confiadamente y descansemos en la paz del Señor.

Reflexión: Analice y profundice en lo siguiente: “La fe mira a aquel que promete; la esperanza contempla las cosas que han sido prometidas.”

Oración: Padre, te damos gracias porque eres un Dios cumplidor de promesas. No eres hombre para que mientas, ni hijo de hombre para que te arrepientas. Gracias te damos por las miles de promesas que le has hecho a tus hijos a través de tu Palabra. Gracias porque a pesar de que te fallamos a diario, Tú permaneces siempre fiel a tus promesas. Gracias por esa palabra dada a cada uno de nosotros, la cual esperaremos confiadamente y pacientemente a su cumplimiento. Si hubiese alguna duda o impaciencia en nuestros corazones por favor remplázalos con tu paz. En el nombre poderoso de Jesús.

Tengan todos un día bendecido y nos veremos aquí mañana con el capítulo 7. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Nuestro sumo sacerdote

Hola mis amados hermanos, espero hayan tenido un buen fin de semana. Hoy nos encontramos de regreso con nuestro estudio de la Epístola de Hebreos y nos toca el capítulo 5. Las versiones de hoy son:

maxresdefault

El capítulo comienza con el actor presentándonos las calificaciones y actividades del oficio del sumo sacerdote. Las dos calificaciones necesarias para ser sumo sacerdote son: (1) debe ser tomado de entre los hombres ya que deben tener la capacidad de sentir lo que el pueblo siente; y (2) debe ser llamado por Dios. Entre las actividades se encuentran el dar gracias y ofrecer sacrificios propiciatorios, debe interceder por el pueblo pacientemente y debe ofrecer sacrificios por si mismo ya que él también está rodeado de debilidad.

Jesús cumple a la perfección con todos los requerimientos del Sumo Sacerdote. Él fue nombrado por Dios y experimentó una legitima humanidad ya que Él al igual que nosotros confrontó dificultades. Él es nuestro Sumo Sacerdote, el que nos representa en la presencia de Dios. Él es capaz de tener compasión por todos nosotros, tanto así que Él se sacrificó por  todos los pecadores ofreciéndose a si mismo para terminar con los sacrificios de una vez y por todas. Jesucristo fue el sacrificio perfecto. Es por este sacrificio que podemos entrar confiadamente a la presencia de Dios y ya el pecado no nos separa de nuestro Padre. Jesús es el autor de la eterna salvación.

Reflexión: ¿Hemos dado gracias hoy por el hermoso sacrificio que hizo Jesús por usted y por mi?

Oración: Padre, te damos gracias por tu hijo precioso, el cual padeció igual que nosotros y se convirtió en nuestro Sumo Sacerdote, sintiendo así compasión por cada uno de nosotros y abogando ante tu presencia. Gracias por ese sacrificio perfecto que vino a este mundo a limpiarnos de nuestros pecados y traer la eterna salvación para que pudiéramos entrar confiadamente a tu presencia y pasar una eternidad junto a Ti. En el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Nos veremos aquí mañana nuevamente con el capítulo 6. Tengan todos un día bendecido.

Hija del Altísimo,

Bessie

La promesa del reposo

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 4 de Hebreos donde encontramos la hermosa promesa del reposo, al igual que 2 versículos sumamente importantes para la vida de un cristiano: Hebreos 4:12 y Hebreos 4:16. Las versiones de hoy son:

El capítulo comienza con la gran promesa de obtener reposo si creemos en Cristo. El fracaso de Israel para entrar en Canaán se convierte en una advertencia solemne a los cristianos que decaen en la fe y fallan a la hora de entrar al reposo que Dios nos ha prometido. Es por esta razón que es de suma importancia creer, ya que los que creemos somos los que entramos en ese reposo que solo podemos encontrar en Cristo. Cuando nosotros comenzamos a creer comenzamos a depender completamente del Espíritu Santo y éste nos brinda esa paz y ese reposo que tanto anhelamos. Esto no quiere decir que no vamos a enfrentarnos a problemas ni a situaciones difíciles o que no tendremos tribulaciones. Esto lo que quiere decir es que aún en medio de los problemas y las tribulaciones nosotros podremos descansar en Dios pues sabemos que la victoria es garantizada, pues Él pelea por nosotros.

fedeb306fecd18a2e923b12790c9cba0

Es también de suma importancia que nos mantengamos agarrados de la Palabra de Dios y fundamentados en ella, ya que ésta nos ayuda a mantenernos alejados de la tentación y evitar así caer en desobediencia.  ¿Y por qué es importante mantenernos firme en la Palabra? Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, es la que va a penetrar hasta nuestra alma y lo más profundo de nuestro ser, la que va a discernir nuestros pensamientos y nuestras intenciones ayudándonos así a ser mejores seres humanos evitando así que caigamos.

Por último, algo bien hermoso de este capítulo que nos debe llenar de gran esperanza es el hecho de que nosotros nos podemos acercar sin reservas, confiadamente y con el corazón en la mano al Dios vivo y presentarnos ante el trono de su gracia (no del castigo), para obtener misericordia por lo pasado y gracia por el presente y el futuro. ¡Cuan hermoso es nuestro Padre, grande en misericordia y abundante en su gracia! Bendito Dios.

Reflexión: ¿Qué representa para usted el acercarse al trono de la gracia de Dios confiadamente?

404923_528620520505229_1899203513_n-1

Oración: Padre, te damos gracias por tu Palabra que es viva y eficaz y penetra hasta lo más profundo de nuestro ser para ayudarnos a mantenernos obediente a Ti. De igual manera te damos gracias porque al creer en tus promesas y en tu Hijo Amado, Tú nos has prometido obtener reposo. Te pedimos que tu paz nunca nos abandone, en especial en los momentos difíciles de nuestras vidas. También te damos gracias por tu infinita misericordia y tu gracia divina. Gracias porque a través de Jesucristo podemos acercarnos a Ti confiadamente sabiendo que obtendremos misericordia por nuestro pasado y gracia por el presente y lo que está por venir. En en el nombre de Jesús, Amén.

Espero tengan todos un hermoso fin de semana y nos veremos nuevamente aquí el lunes con el capítulo 5 de nuestro estudio de Hebreos. El Señor los bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

Advertencia contra la incredulidad

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 3 donde estudiaremos que Cristo, el que reina sobre el pueblo de Dios es superior a Moisés y como el rechazo a Jesús (o la incredulidad) es mucho mas serio que el rechazo que le hicieron a Moisés en su momento. Las versiones de hoy son:

El capítulo comienza con una afirmación sumamente importante y valiosa para la vida del cristiano: Jesús es nuestro apóstol, Él es el representante de Dios ante su pueblo y también es nuestro sumo sacerdote, el representante de nosotros ante Dios. Luego pasar a decir porque Jesucristo es superior a Moisés y nos menciona su fidelidad. Moisés era un siervo del Señor, miembro de la casa de Dios mientras que Jesús es el constructor y Señor de la casa…Jesús es la consumación de todo lo que anticipó Moisés.

hebrews-3

Luego pasa a hablarnos de la incredulidad y advertir al pueblo contra ella exhortando así a la fidelidad del pueblo de Dios. Para hacerlo, el autor de Hebreos testifica sobre el trágico error de los israelitas en el desierto, advirtiendo así a sus lectores los peligros de la incredulidad y como el espíritu de desobediencia que operaba en los israelitas dio lugar a la ira de Dios, impidiéndole así la entrada a muchos a la tierra prometida.

Aquí un breve trasfondo de lo que sucedía y porque el autor de Hebreos se vio en la necesidad de dar esta advertencia. En el primer siglo, muchos judíos se convirtieron al cristianismo exponiéndose así a muchas criticas tanto de familiares como del gobierno romano. Esto hizo que las circunstancias de estas personas se tornaran cada día más difíciles y la persecución comenzó a sentirme más y más. Esta presión puso a dudar a muchos sobre su nueva fe y de la misma manera que los hebreos en el Éxodo querían regresar a Egipto por el miedo,  estas personas querían regresar a su antigua manera de vivir y sus antiguas creencias.

Es por esta razón que el autor de Hebreos les repite una y otra vez que se mantengan firmes y fieles en la fe. Les recuerda el sufrimiento de sus antecesores durante el período de 40 años que estuvieron en el desierto y las graves consecuencias que eso trajo por el simple hecho de endurecer sus corazones y rehusarse a escuchar la voz de Dios.

La incredulidad es causada por un corazón endurecido debido al engaño del pecado. El resultado de la misma es la apostaría (apartarse del Dios vivo). La incredulidad comienza a apoderarse de nuestros corazones cuando permitimos que nuestras circunstancias y nuestros problemas nos hagan dudar del gran poder de Dios y de su soberanía. La incredulidad se apodera del gran plan que Dios tiene para nuestras vidas dandole así ventaja al enemigo. Todo cristiano debe evitar caer en la incredulidad. Cuando la misma toque a la puerta de nuestros corazones, debemos cerrar la puerta inmediatamente y mantenernos firmes y fieles al Dios vivo.

¿Cómo podemos nosotros evitar que la incredulidad se apodere de nuestras vidas? Algunos formas son las siguientes:

  1. Leer la Palabra de Dios
  2. Mantener nuestros oídos sensibles a la voz de Dios
  3. Creerle a Dios (fíjese que no estoy diciendo creer en Dios)…es creerle a Dios
  4. Obedecer la Palabra de Dios
  5. Mantenernos alejados de la tentación
  6. Reconocer su carácter (Él es fiel en todo tiempo)
  7. Mantener una relación continua con el Señor

Estas son solo algunas de las formas que nosotros podemos mantenernos alejados de la incredulidad y así evitar que nuestros corazones se endurezcan. Seamos fieles a Él, tal como Él es fiel a nosotros.

Reflexión: ¿De qué otras maneras podemos nosotros mantenernos alejados de la incredulidad?

Oración: Padre amado, gracias porque tu Palabra está llena de sabios consejos y de como nosotros debemos vivir nuestras vidas. Es bien importante que nos mantengamos fieles a Ti y a tu Palabra para no caer en la incredulidad. No permitas, Padre, que nuestras circunstancias y nuestros problemas determinen nuestro nivel de fe y corramos el riesgo de caer en la incredulidad. Sabemos que tal no te agrada. Tú que lo conoces todo, si hubiese una pizca de incredulidad en nuestros corazones háznoslos saber a través de tu Santo Espíritu. Reprendemos toda incredulidad en el nombre poderoso de Jesús, Amén.

Tengan todos un día bendecido y nos veremos mañana con el capítulo 4. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

¡Alerta! ¡Cuidado!

Buenas mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy nos encontramos en el capítulo 2 de Hebreos donde leeremos sobre la grandeza sin igual de Jesús que hizo que el no creer en Él fuese una experiencia temible, sobre como la encarnación y crucifixión de Cristo hicieron majestuosa su superioridad y sobre todo como los sufrimientos de Cristo lo equiparon mejor para ayudarnos cuando sufrimos. Las versiones de hoy son:

El capítulo comienza con un alerta para nosotros los cristianos de ser cuidadosos para que no deslicemos y nos desviemos de lo que Él nos ha hablado. ¿Por qué el capítulo abre con tal alerta? Porque el mensaje que se está llevando es de suma importancia…es tan importante que Dios mismo lo ha hablado y confirmado por mucho tiempo. Este mensaje es el evangelio de la Salvación.

 

montanas-de-nieve-1147

El autor de Hebreos nos da este alerta pues si la desobediencia a una revelación transmitida por los ángeles era severamente castigada, la indiferencia a la salvación traída por Cristo recibe un mayor castigo. La grandeza de la salvación se confirma por tres hechos: (1) fue anunciada por el Señor, (2) nos fue confirmada por los apóstoles y por último (3) fue testificada por el ministerio del Espíritu Santo a través de milagros y reparticiones. Esto confirma que somos objeto del gran amor de Dios por cada uno de nosotros y cuando el pecado hizo imposible que nos acercáramos a Él, Él ya tenía planificado un plan mayor y extraordinario: la salvación a través de su hijo Jesús.

Al ser humano convertirse en esclavo del pecado y estar destinado a la muerte, el eterno Hijo de Dios aparece en la historia para extender misericordia sobre cada uno de nosotros, pagar TODAS nuestras deudas, cubrirnos con su gracia y salvarnos de la muerte. Él vino a ofrecer una vía para librarnos de la esclavitud y darnos el camino para acceder la presencia de Dios y darnos vida eterna.

Como podemos ver, estas verdades cambian la vida de todo aquel que esté dispuesto a escucharlas; pero debemos estar alerta, debemos ser intencionales ya que es muy fácil en el mundo en que vivimos alejarnos de estas verdades y más aún el compartir estas verdades con otros. No es fácil hoy día, llevar estas buenas de salvación y muchas veces preferimos conformarnos al mundo o caer en la complacencia. Sin embargo, éste no es un buen estado…hay mucho que perder si no estamos alerta y si no llevamos estas buenas nuevas de salvación al mundo. Son muchos los que se pierden y Dios nos ha dado a nosotros el poder y la autoridad para llevar ese gran mensaje de salvación. Abramos nuestra boca.

Finalmente, el capítulo concluye haciéndonos saber que Jesucristo era completamente humano al igual que nosotros para que así fuera nuestro Sumo Sacerdote piadoso y fiel ante Dios y así librarnos de nuestros pecados. Jesucristo experimentó cada sufrimiento que nosotros sufrimos, fue tentando de igual manera que nosotros somos tentados, sin embargo nunca pecó. ¿Por qué? Porque Él vino a este mundo con una misión y el amor que Él siente por usted y por mi le dio las fuerzas necesarias para no pecar y así poder llevar sobre sus hombros todos los pecados de la humanidad y cumplir con su misión y la tarea encomendada por el Padre. Bendito sea el Hijo de Dios.

Reflexión: ¿Estamos dispuestos a llevar ese gran mensaje de salvación? ¿Andamos siempre en alerta y con cuidado de no caer en la indiferencia a este gran mensaje? ¿Cómo te hace sentir el hecho de que Jesucristo pasó por todo lo que nosotros pasamos y fue tentado en cada área de su vida?

Oración: Padre, queremos darte gracias por tu infinito amor. Amor en su máxima expresión a través de tu hijo Jesucristo, el cual se hizo completamente hombre para padecer sufrimientos y ser tentado de igual manera que lo somos nosotros y poder ser el Sumo Sacerdote y Abogado de nosotros ante tu presencia. Si hay alguien que sabe por lo que nosotros pasamos es tu Hijo. Te damos gracias por limpiarnos de nuestros pecados y liberarnos de la esclavitud en la cual nos encontrábamos antes de conocer a tu Hijo. Gracias por la Salvación. Ayúdanos a siempre estar alerta y tener cuidado de no caer en la indiferencia o la complacencia. Queremos más de ti. De igual manera te pedimos que nos ayudes a llevar las buenas nuevas de salvación. Quita todo miedo, timidez y obstáculo que impidan que llevemos tu Palabra y que seamos luz en medio de las tinieblas. En el nombre de tu hijo amado…Amén.

Tengan todos un hermoso día y nos vemos aquí mañana con el capítulo 3. Dios les bendiga.

Hija del Altísimo,

Bessie

La suprema revelación de Dios

Hola mis amados hermanos, Dios les bendiga. Hoy leeremos y estudiaremos el primer capítulo de la epístola de Hebreos donde Dios nos da la suprema revelación de su Hijo Jesucristo. Las versiones de hoy son:

El capítulo comienza dando énfasis a que Dios había hablado en el pasado a través de los profetas y en formas variadas como a través de sueños (Dn. 2:3), visiones (Ez. 8:4), ángeles (Zas. 1:9), una zarza en llamas (Éx. 3:4) y directamente por medio de la palabra. Más sin embargo, en los postreros días, Él nos ha hablado a través de su Hijo. Esta revelación dada a través de Jesucristo era mayor a la que fue dada por los profetas e incluso es superior a los ángeles pues es el eterno Hijo de Dios y el hombre glorificado y exaltado.

Tan es así que el autor de Hebreos describe las 7 excelencias del Hijo de Dios, a través de quien habla ahora. Veamos…Jesucristo es:

  1. el Heredero de todo
  2. el Creador del universo, los cielos y la tierra
  3. el Reflejo Divino
  4. la Imagen de Dios
  5. el Sustentador del mundo con su Palabra
  6. el Purificador de nuestros pecados
  7. el que está sentado a la Diestra de su Padre en su trono

angeles-1

El capítulo concluye con una presentación de los ángeles como siervos de Dios creados para ministrar a sus creyentes mientras que da un vivido retrato de que su Hijo es digno de recibir toda la adoración de los ángeles. De igual manera Jesucristo es digno de recibir toda nuestra adoración…estamos llamados a adorarle en Espíritu y en Verdad pues tales adoradores busca Él.

Reflexionemos: ¿Estamos adorando en Espíritu y en Verdad?

Oración: Padre, te damos gracias porque Tú siempre nos hablas y nos encaminas en este gran viaje que se llama vida. Te damos gracias por tu hermoso Hijo, el creador del universo que vino a este mundo a purificarnos de todo pecado. Tu Palabra nos exhorta a adorarlo tal como los ángeles lo hacen en el cielo y de tal manera debemos hacerlo. Ayúdanos a ser adoradores de Cristo en espíritu y en verdad. Queremos agradarte a Ti y exaltar el hermoso nombre de Jesús. En su poderoso nombre, Amén.

Tengan todos un día bendecido y el Señor les bendiga. Nos veremos aquí mañana con el capítulo 2.

Hija del Altísimo,

Bessie